Zidane
Zidane.
AFP
2 Nov 2019 08:38 PM

Zidane defendió a James por irse del estadio durante juego del Real Madrid

El colombiano y el galés Gareth Bale dejaron el Santiago Bernabéu diez minutos antes de que acabara el partido.
Daniel Zabala
Daniel
Zabala

El galés Gareth Bale y el colombiano James Rodríguez se marcharon del estadio Santiago Bernabéu antes de la conclusión del partido igualado ante el Real Betis, y su entrenador, Zinedine Zidane, los justificó.

Como ya ocurriese ante el Leganés, Bale no vio acabar el partido de sus compañeros y se marchó a los 84 minutos del Bernabéu. James lo hizo tres minutos después. Ambos se perdieron las dos ocasiones del brasileño Vinicius que pudieron dar el triunfo al Real Madrid en un partido sin goles frente al Real Betis.

Le puede interesar: Cuadrado se destacó en victoria de Juventus sobre Torino en el derbi

"Los dos jugadores animaron a los demás antes del partido y eso es lo más importante", justificó Zidane en rueda de prensa desvelando que Bale y James bajaron al vestuario y sin apreciar falta de compromiso en sus gestos. 

El entrenador explicó la falta de gol del conjunto merengue.

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, destacó que su equipo hizo "un buen partido" ante el Real Betis, en el que se le escapó el triunfo en el Santiago Bernabéu porque dijo les faltó "claramente el gol".

"Hemos hecho un buen partido, sobre todo los 45 primeros minutos, hemos tenido actitud muy buena pero nos ha faltado claramente el gol hoy. Es una lástima pero hay que seguir adelante", analizó.

"No estoy enfadado, perdimos dos puntos pero al final me quedo con lo positivo porque también hay un rival y la segunda parte nos han metido en dificultades. El Betis es un buen equipo y nosotros hemos tenido ocasiones de gol y no metimos una", añadió.

Lea también: La que sería la última petición de James a Zidane, o se iría del Real Madrid

Zidane destacó la igualdad que está reinando en el fútbol español. "Los de arriba hemos perdido puntos. Para mí es la mejor liga del mundo y no hay partido fácil nunca. No existen y cada día más. Se ve en los resultados de hoy que todos los equipos te pueden meter en dificultad. No es fácil ganar una liga y al mismo tiempo es lo bonito".

Pese a la falta de puntería, Zidane defendió que su equipo sí tiene pegada. "El otro día marcamos cinco goles y no todos los días lo vamos a hacer, sabemos que lo más importante es crear ocasiones y nos faltó meter una para entrar en el partido. Hay un rival que defendió bien y hay que aceptarlo y seguir".

"No estamos fallando porque al final estamos arriba y significa que no lo estamos haciendo mal. Hemos tenido oportunidad para sumar la tercera victoria consecutiva y no se ha podido, sabemos que va a ser una liga muy complicada hasta el final pero es lo que hay", sentenció.