Hinchas de Islandia en el partido contra Argentina
Hinchas de Islandia en el partido contra Argentina
AFP
16 Jun 2018 09:36 AM

El otro duelo Argentina - Islandia es entre hinchas

Los seguidores de las dos selecciones han estado muy activos en el estadio de Spartak.
Gustavo Gómez Martínez
Gustavo
Gómez Martínez

Argentina se enfrenta a Islandia, este sábado, en el primer duelo del grupo D del Mundial de Rusia 2018. 

El compromiso se juega en el estadio de Spartak, en Moscú

Más allá del duelo futbolístico, muchos han estado pendientes de las barras de los dos equipos. Los hinchas argentinos, como ha sido tradición siempre, se han caracterizado por su pasión.  

De hecho, empezaron a encender la fiesta en el metro de Moscú, cuando iban hacia el estadio, con el clásico cántico "Cada día te quiero más". 

Los hinchas de Islandia demostraron de qué están hechos hace dos años, en la Eurocopa 2016, donde su selección sorprendió al mundo eliminando a Inglaterra en los octavos de final. Y aunque los 'Vikingos' cayeron en cuartos con Francia, su pasión en esa competencia hizo historia. 

Ahora, los fans de Islandia vuelven a ser el centro de atención precisamente por la impresionante fuerza con la que animan a su equipo. 

Antes de que empezara el partido contra argentina, los hinchas vikingos organizaron un masivo aplauso sincronizado. Un tambor les llevaba el ritmo y ellos levantaban las manos al aire para hacer retumbar a Moscú. Los videos de esta celebración le han dado la vuelta al mundo y están conmoviendo a cualquier apasionado por el fútbol. 

Ya en el estadio, los seguidores de Islandia no perdieron la oportunidad para repetir el grito de batalla. 

Los hinchas de Argentina no se quedaron atrás y empezaron a ovacionar a su equipo desde que salió a calentar. Sus cánticos se escuchaban incluso en la transmisión de televisión. 

Asimismo, le dedicaron una tonada especial a la máxima figura de su selección, Lionel Messi: "Vení, vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar, que de la mano de Leo Messi todos la vuelta vamos a dar". 

Pero los islandeses siguieron, y cuando Finnbogason anotó el empate, el estadio vibró. La euforia vikinga fue mucho más grande cuando Halldórsson le tapó un penal a Messi. 

Así que, más allá del fútbol, las barras han sabido hacer su propio espectáculo.