Luis Fernando Muriel y Gerard Piqué disputan un balón en la Supercopa de España
Luis Fernando Muriel y Gerard Piqué disputan un balón en la Supercopa de España
AFP
12 Ago 2018 02:43 PM

Barcelona le gana la Supercopa de España al Sevilla de Muriel

El colombiano fue pasegol y jugó hasta el minuto 59 del encuentro.
Edwin Cómbita
Edwin
Cómbita
@edwincombita

Barcelona, con varios de los jugadores fichados durante el verano, se impuso por 2-1 al Sevilla y se coronó campeón de la Supercopa de España en partido disputado en Tanger, Marruecos, siendo la primera vez que dicho evento se jugó por fuera de suelo ibérico. 

El delantero colombiano Luis Fernando Muriel tuvo una actuación con ciertos puntos destacados, entre ellos durante el gol que anotó el club andaluz, siendo asistente para que Pablo Sarabia abriera el marcador cuando transcurría el minuto 9.   

Un golazo de Ousmane Dembélé, con un derechazo formidable a la escuadra, y un penalti parado por Marc André Ter Stegen en los instantes finales, definieron la decimotercera Supercopa de España del Barcelona, ganador apurado por una genialidad  tanto del atacante como del guardameta. 
 
Desde el atacante internacional francés y desde el portero alemán, indispensables para la victoria, el cuadro culé remontó y sostuvo la ventaja en un choque competido desde el primer minuto hasta el último, cuando Wissam Ben Yedder falló la pena máxima que habría dirigido el duelo a la prórroga. 
 
Dos estilos enfrentados. No sorprendió la puesta en escena. Ni del Barcelona, diseñado para manejar, jugar y proponer desde la pelota. Ni del Sevilla, replegado en su territorio, preparado al detalle para transformar cualquier imprecisión de su oponente, cualquier robo, en un contraataque fulminante, en la ocasión que tanto había dibujado en la pizarra. 
 
No le importó la posesión del equipo azulgrana. No estaba entre sus prioridades, menos aún contra un adversario tan solvente y tan dominador cuando la pelota es suya. Le esperó en su campo para presionarle y ahogarle en tres cuartos; compacto, tenso e intenso cuando el juego traspasó la línea en que se determinan los ataques. 

Ahí, el Barcelona ya sí se sintió un rato incómodo, agobiado, rodeado, sin un segundo para pensar ni un centímetro para maniobrar en cada uno de sus futbolistas, aunque Messi ni siquiera necesite un milímetro o una centésima. Ese era la idea del Sevilla, que provocó de inicio el partido que quería, tras convertir el 1-0. 
 
En el minuto 9, al contragolpe, el colombiano Luis Muriel condujo, regateó, atrajo a los dos centrales, Piqué y Lenglet, y asistió a Pablo Sarabia, fuera del foco de Jordi Alba y certero con un tiro cruzado que primero anuló el árbitro y después validó el VAR. Era gol legal. 

Un plan y una ejecución perfecta del Sevilla... hasta allá por el minuto 20, cuando ya no era tan efectivo en la oposición, cuando el Barcelona por insistencia y por paciencia, superó líneas, enfiló el área y redujo el partido al último tercio del terreno sevillista sin demasiadas ocasiones.  

 No necesitó el equipo azulgrana ni un desborde ni una pared ni una combinación ni un pase entre la defensa. Sólo una falta, Lionel Messi, con un zurdazo entre la barrera, y una doble carambola entre el poste y el portero que transformó Gerard Piqué, para restablecer un empate que se intuía. 
 
No alteró en exceso las premisas del partido, agitado antes del descanso de nuevo por Muriel y Sarabia, al que se cruzó imponente Ter Stegen, pero readaptado a un duelo diferente, igual de tenso, pero más desordenado y con más alternativas en cada área. 
 
No fue entonces efectivo el conjunto andaluz, con un testarazo bombeado al larguero de Franco Vázquez, que repitió después con un disparo desde el borde del área. El equipo azulgrana de todas formas insistió y logró la recompensa cuando cuando Dembelé soltó el trallazo ganador y Ter Stegen atrapó el penalti de Ben Yedder para darle a los catalanes el equipo de la Supercopa de España.