000_14J4F1.jpg
4 Mayo 2018 01:14 AM

Giro de Italia: Chris Froome debe sobrevivir a la tormenta para intentar ganar

"Participar en el Giro es una decisión que tomé con el equipo durante el invierno", declaró Froome, que fue descalificado en su segunda participación, en 2010.

Candidato a un tercer triunfo consecutivo en una gran ronda, Chris Froome reafirma su voluntad de salir a ganar el Giro, que comienza el viernes en Jerusalén, y disipar las dudas sobre su control anormal en la Vuelta, en medio del ruido mediático que provoca su situación.

"En su lugar yo no podría haber estado en la salida porque mi equipo forma parte del MPCC (Movimiento por un ciclismo creíble)", señaló el miércoles el vigente ganador de la ronda, el holandés Tom Dumoulin.

El MPCC, que reagrupa a una parte de los equipos del pelotón, prevé que en un caso similar el corredor deba permanecer en el 'banquillo' hasta que se tome una decisión.

Froome, que correrá el Giro por primera vez desde 2010, presentó en la pasada Vuelta a España una concentración "anormal", muy superior, de salbutamol -que puede tener efectos anabolizantes- y sigue pendiente de la decisión del tribunal antidopaje de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

El caso está en fase de instrucción y la decisión del tribunal no llegará antes de junio.

Evitar la 'situación Contador' 

"La lógica dice que tendría que ser condenado, según esta hipótesis, las clasificaciones obtenidas entre las dos fechas (del control y de la sanción) serían borradas", declaró recientemente el presidente de la UCI, el francés David Lappartient.

"Solo en Roma sabremos quién es el vencedor", declaró este jueves el director del Giro Mauro Vegni, añadiendo que habló con Lappartient de la situación de Froome.

Vegni le dijo al presidente de la UCI que, en caso de sanción, debería tomarse el momento de la decisión y no el momento del control anormal en la Vuelta: "Se ha mostrado abierto a nuestro razonamiento y, de alguna manera, me ha hecho saber que no será un problema para el Giro".

Esas palabras generaron una reacción de la UCI este jueves. La Federación Internacional de Ciclismo recordó que su presidente no puede tomar una decisión de ese tipo.

"El presidente de la UCI no puede decidir cuándo debería comenzar una suspensión potencial por una violación de las reglas antidopaje ni si los resultados obtenidos antes del inicio de la suspensión deberían ser anulados o mantenidos", puntualizó la propia UCI.

La organización del Giro quiere evitar otra situación como la que se dio con Alberto Contador, que perdió su victoria de 2011 por un control positivo de 2010.

"Me parece que la mejor solución es que él no tome parte en las competiciones en este intervalo. No ha sido su elección y la respeto", añadió Lappartient.

"Tengo el derecho de correr", recordó Froome, que respondió el miércoles a Dumoulin: "Puedo comprender su frustración pero no he hecho nada malo".

"No voy a seguir comentando esto", añadió el cuatro veces ganador del Tour de Francia. "Cuando tenga algo nuevo, hablaré, pero por el momento, estamos en medio del proceso establecido por la UCI", dijo.

"Tenía que haber sido un proceso confidencial pero se ha convertido en público y no estoy contento", señaló Froome sobre la divulgación del resultado de su control, en diciembre.

 'Preparado para ganar' 

"Participar en el Giro es una decisión que tomé con el equipo durante el invierno", declaró Froome, que fue descalificado en su segunda participación, en 2010.

Italia fue su destino al inicio de su carrera cuando, tras salir de Sudáfrica, descubría el ciclismo como profesional y competía como keniano, su país de nacimiento: "Es el país que me recibió como neoprofesional con el Barloworld".

Sobre sus opciones, el líder del Sky se mostró razonablemente confiado, a pesar de un inicio de temporada ensombrecido, sin grandes resultados: "Tras mis sensaciones en el Tour de Los Alpes (4º) me siento preparado para ganar, pero no diré cuál será el resultado en tres semanas".

Froome señaló que no puede contar con marcar la diferencia en las cronometradas, reducidas a unos 40 kilómetros. El británico deberá jugársela en la montaña.

Con información de AFP