31 Mayo 2016 05:07 PM

Ultimátum de Corte Constitucional por crisis humanitaria en cárcel de Tramacúa

Con una visita del Ministro de Justicia se determinará si el penal debe cerrase.
Por falta de servicio de agua potable en la cárcel Tramacúa de Valledupar, la Corte Constitucional le ordenó al Instituto Penitenciario y Carcelario, INPEC, abstenerse de recibir más presos en este centro de reclusión hasta que no se solucione el suministro del líquido vital.
 
Esta no es la primera vez que la Corte emite órdenes referentes a la Tramacúa. Meses atrás ese tribunal había ordenado ejecutar estrategias tendientes a superar la crisis humanitaria por la que atraviesan los cientos de presos que cumplen allí su condena.
 
La Tramacúa, según conceptos emitidos por organizaciones de derechos humanos, ha sido calificada como uno de los centros de reclusión más "abominables" de América Latina, por las precarias condiciones en las que actualmente viven los reclusos.
 
En esta ocasión la Corte entre sus instrucciones ordenó que los reclusos tengan un mínimo vital de agua y que, de ser necesario, se establezcan horarios para el suministro.
 
En esa misma línea, la Corte ordenó que se elimine del penal cualquier tipo de conducta de los guardas de seguridad que atente contra los derechos de los internos y que puedan ser calificados como actos de tortura y tratos inhumanos.
 
Para hacerle seguimiento al cumplimiento de las órdenes, el alto tribunal ordenó al Ministerio de Justicia y a la Defensoría del Pueblo realizar una visita para la evaluación de los hechos denunciados. Si tras la visita se concluye que el penal hay que cerrarlo, las directivas tedrán ocho días para planear una estrategia de evacuación en donde la prioridad tendrá que ser la reubicación de los reclusos de tercera edad y los que padezcan enfermedades de alta complejidad.