DZD7IkqWsAEnK7z.jpg
Twitter @PGN_COL
28 Mar 2018 02:43 AM

Son al menos 1.300 pescadores los afectados por derrame de petróleo en quebrada Lizama

Cormagdalena mantiene los monitoreos para evitar que las manchas de crudo lleguen al río Magdalena.

La Corporación Autónoma Regional del Río Magdalena inició los acercamientos con 11 asociaciones de pescadores de la zona “La Cascajera”, las cuales se vieron afectadas por el derrame de petróleo en el pozo 158 de Ecopetrol, a la altura de la Quebrada La Lizama en la desembocadura del Río Sogamoso, con el fin de establecer los planes de atención para mitigar los estragos que se han producido en su economía.

Alfredo Varela, director de Cormagdalena, reportó que en total son más de 1.300 los pescadores afectados por esta emergencia ambiental, con los cuales ya están planteando alternativas que ayuden a mitigar el impacto económico que también se presentará en estas personas.

(Lea: Anla inició proceso sancionatorio a Ecopetrol)

 

Es preocupante la situación de esta comunidad, pues son miles las familias que viven de la pesca y de la economía del río, escuchamos sus preocupaciones y vamos a apoyarlos con soluciones en el corto y mediano plazo, con alternativas de empleo, en las mismas tareas de limpieza que se adelantan y soporte a proyectos productivos donde puedan encontrar otra actividad de ingreso distinto al de la pesca”, manifestó el funcionario.

(Lea:  MinAmbiente pide a Fiscalía investigar penalmente derrame de crudo en Santander)

 

Cormagdalena lamentó la pérdida del recurso hidrobiológico y las repercusiones económicas para las 11 asociaciones de pescadores que trabajan en los puertos pesqueros más afectados de esta región del Magdalena Medio, tales como La Playa, La Cascajera, San Luis de Río Sucio, Puerto Cayumba, Puente Sogamoso, El Pedral y la zona de La Lucha.

Varela De la Rosa indicó que adicional a estos trabajos sociales, se mantiene la alerta sobre las zonas hídricas afectadas por el derrame de crudo con el fin de mitigar cualquier amenaza de contaminación sobre el río Magdalena.

“Visitamos el punto cero del derrame, así como los puestos de control donde se está trabajando con 84 barricadas mecánicas. Lo importante es que se sigan atendiendo los cuerpos de agua y mantener estas actividades de descontaminación, todo en función y previendo por supuesto, que no se nos afecten las aguas del Río Magdalena”, declaró el director de Cormagdalena.

Esta entidad manifestó que pese a que por el momento no hay amenaza directa sobre el Río Magdalena, mantendrán los trabajos de monitoreo junto al Ministerio de Ambiente y Ecopetrol, la Autoridad de Licencias de Ambientales y Ecopetrol, con el fin de minimizar cualquier eventualidad que se pueda presentar.