Lenin Moreno
Lenin Moreno, presidente de Ecuador.
AFP
11 Dic 2019 06:21 PM

Presidente de Ecuador dice que hay una estrategia de infiltración en las protestas

Lenín Moreno sostuvo una reunión bilateral con el presidente Iván Duque en Cali.
Javier Barragán Ramos
Javier
Barragán Ramos
@Barraganjavi

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, realizó una serie de advertencias al mandatario Iván Duque sobre los indicios que han detectado las autoridades de ese país frente a una estrategia de desestabilización de la región por parte de organismos criminales que quieren infiltrarse en la protesta pacífica.

Moreno, en la ciudad de Cali, aseguró que también se han detectado, en las protestas de Ecuador, grupos antidemocráticos afines a gobiernos tiránicos que supuestamente pretendieron minar la manifestación social, generando caos y pánico en la población.

Vea también: Porcicultores reportan pérdidas superiores a $6.000 millones por el paro

“No nos hacen presumir, sino nos hacen asegurar que tuvieron un mismo origen, aprovecharse de una protesta social que con todo derecho se estaba realizando para que inmediatamente grupos que tienen que ver además con las fuerzas antidemocráticas con fuerzas tiránicas que rigen varios países de América Latina para la desgracia de la región”, sostuvo Lenín Moreno. 

El presidente del vecino país fue más allá: “por otro lado, grupos directamente identificados con la criminalidad. Nosotros los tenemos ampliamente identificados, pero se tornan peligrosos”.

Y añadió Moreno: “pero cuando se infiltran esos enemigos de la democracia y la paz, esos grupos no le interesa el avance de los pueblos. Son agendas que quieren desestabilizar no solo gobiernos sino la vida de todos, sentados en caos y terror”.

Moreno afirmó que en los próximos días las autoridades ecuatorianas darán a conocer los resultados de las investigaciones sobre los grupos que se infiltraron en la protesta social y que pidieron refugio en varias embajadas.

Hace varios días se conoció que la misión de expertos de la ONU que investigó sobre el terreno las protestas que se dieron en Ecuador entre el 3 y el 13 de octubre recogió denuncias de detenciones arbitrarias por parte de la Policía y de un posible uso desproporcionado de la fuerza, por lo que pidió la investigación de estos casos.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, que envió un equipo de expertos del 21 de octubre al 8 de noviembre pasado, recibió denuncias sobre al menos 9 muertos, 1.507 heridos (de ellos 435 miembros de las fuerzas de seguridad) y 1.382 detenidos, según un comunicado del organismo.