Carlos Valdés, director de Medicina Legal
Carlos Valdés, director de Medicina Legal
Foto de Colprensa
23 Jun 2018 12:03 PM

Medicina Legal, esperando pruebas de ADN, entregó detalles sobre cuerpos en Cali

Medicina Legal ordenó practicar exámenes de ADN para verificar si los cuerpos corresponden a los periodistas ecuatorianos asesinados.
Mauricio Collazos
Mauricio
Collazos
@CollazosMao

El director del Instituto Nacional de Medicina legal, Carlos Eduardo Valdés, aseguró que la carta dental no fue suficiente para lograr la plena identidad de los cuatro cuerpos encontrados en la zona del Alto Mira en la frontera entre Colombia y Ecuador.

Valdés precisó en diálogo con RCN Radio que luego de haber concluido la necropsia, se trabaja con la ayuda de los familiares de los comunicadores ecuatorianos que viajaron a la sede de Medicina legal de Cali, para avanzar en el análisis genético de ADN, con el fin de asegurar la plena identidad si los despojos mortales corresponderían a los periodistas del diario El Comercio de Ecuador, asesinados en zona de frontera por las disidencias de las Farc que lidera en esa regiónalias Guacho.

Los familiares de los comunicadores del diario El Comercio de Quito (Ecuador) –Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra- se encuentran en la ciudad de Cali, en compañía de sus apoderados judiciales y miembros de la Fiscalía ecuatoriana, a la espera de que culminen todos los resultados de Medicina Legal.

Sin embargo, Valdés explicó que pese a que existe una concordancia en las prendas de vestir que portaban el grupo de comunicadores asesinados, la plena identidad en este caso solo será posible una vez concluyan los estudios de genética.

Valdés informó que atendiendo la importancia del caso, los expertos forenses esperan tener los resultados de ADN a más tardar en 72 horas.

¿Una pistola, el arma homicida?

El director de Medicina Legal reveló que la necropsia evidenció que estas cuatro personas fueron asesinadas con armas de fuego de baja velocidad, lo que indicaría que habría sido empleada una pistola.

Con base en los resultados de la necropsia se pudo corroborar que la causa de la muerte obedece a lesiones causadas por el paso de proyectil de arma de fuego de baja velocidad a nivel del cráneo y del tórax, dijo Valdés.

Asimismo, sostuvo que se concluyó que la manera de la muerte fue de tipo violenta–homicida. “Los proyectiles de alta velocidad son propios de los fusiles y los proyectiles de baja velocidad de armas de mano”, dijo Valdés.

No fueron torturados

Igualmente, señaló que en la necropsia se descartó que las víctimas de este caso hayan sido objeto de tortura o tratos crueles.

Definitivamente, se descartó que sobre ellos existiera algún otro tipo de lesiones, aparte del arma de fuego, se descartaron signos de tortura o tratos crueles, inhumanos, o degradantes”, dijo Valdés.

Agregó finalmente que los cuatro cuerpos llegaron a la sede seccional de Medicina Legal en avanzado estado de descomposición.