clonazepamlapicota.jpg
El medicamento clonazepam y la cárcel La Picota / Foto Referencia y Colprensa
24 Ene 2018 05:59 AM

La pesadilla de Cristian Vargas, ad portas de extradición por dos pastillas de clonazepam

Cristian Andrés Vargas Henao, de 27 años de edad y oriundo de Pereira, está solicitado por las autoridades mexicanas.
La
Fm

Cristian Andrés Vargas Henao, de 27 años de edad, vive una pesadilla en la cárcel La Picota, en la ciudad de Bogotá. El gobierno mexicano lo solicita en extradición porque la policía le encontró dos pastillas de Rivotril, un fármaco de venta controlada cuyo activo es el clonazepam, ilícito en ese país sin fórmula médica.

De acuerdo con la revista Semana, el caso se remonta al 20 de enero de 2016, cuando el joven fue solicitado por las autoridades de Xochitepec para una requisa de rutina. "Vargas vivía allí y se ganaba la vida como prestamista informal (el popular préstamo gota a gota). Ese día, hacia las seis de la tarde, una patrulla de la Policía consideró que Vargas, con su 1,70 de estatura, tez morena y complexión delgada era un sujeto sospechoso", señala la citada revista.

Posteriormente, a Cristian Andrés le encontraron dos pastillas de Rivotril. Él dijo que las utilizaba para poder dormir, pero los uniformados le informaron que sin receta médica era un delito llevarlas consigo. Lo detuvieron, le advirtieron de la importancia de tenerla y lo dejaron en libertad. El joven regresó a Colombia, estuvo en Pereira y luego quiso regresar a México. Cuando llegó al aeropuerto El Dorado fue detenido. Interpol había emitido una circular roja en su contra.

"El joven no portaba la fórmula médica que lo autorizaba para llevar esa sustancia. Fue detenido y enviado a una cárcel, pero luego, a los pocos días, salió y regresó a Colombia. Pero cuando quiso regresar a México fue detenido por Migración Colombia aduciendo que tenía una circular roja y una orden de captura internacional", explicó Julio Dorado, abogado de Cristian Vargas, a Noticias Caracol.

El 3 de enero de 2017 fue recluido en La Picota y desde entonces está en el patio de extraditables, toda vez que la justicia mexicana lo solicita por aquel capítulo que vivió en la requisa y que implicaría que permanezca seis años tras las rejas.

El caso está en manos de la Corte Suprema de Justicia de Colombia. "Para que la extradición prospere debe constar que el delito que México le endilga también lo es en Colombia. Y para infortunio del joven la legislación colombiana no contempla una dosis personal permitida para la droga clonazepam, como sí ocurre por ejemplo con la marihuana", señaló Semana.

En México, varios medios de comunicación han calificado el clonazepam como la droga de moda entre adolescentes, argumentando que es utilizada para el dopaje.