cubanosenturbolafmcolprensa1_1470057565_1470139402.jpg
2 Ago 2016 03:15 PM

Gobierno anunció plan de choque para frenar oleada de inmigrantes ilegales

Cubanos en Turbo / Foto de Colprensa.

Se habilitaron dos aviones del Ejército y de Policía para iniciar la deportación de inmigrantes ilegales y se judicializará a quien permita esta situación.

Al término de una reunión en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos y autoridades migratorias, además de la Fuerza Pública, el director de Migración Colombia, Christian Krüger, anunció un plan de choque para hacerle frente a las inmigraciones masivas al país por parte de indocumentados que tienen como destino final los Estados Unidos.

Dijo que la primera medida tomada es la de habilitar dos aviones de la Fuerza Aérea para iniciar las deportaciones hacia Cuba y Ecuador de quienes están irregularmente en el país y continuar con los procesos de deportación voluntaria.

La instrucción fue la de fortalecer las fronteras y especialmente la suroccidental para evitar que migrantes irregulares entren hasta Turbo”, dijo Krüger.

También respondió a la solicitud de la Procuraduría de concederles refugio a los inmigrantes ilegales en Colombia. El Gobierno señaló que no es procedente.

El refugio aplica cuando la persona quiere quedarse en el territorio pero los que están en la bodega en Turbo no quieren quedarse y por eso no aplica esa condición”, añadió el director de Migración Colombia.

Asimismo, se anunció que la Fiscalía comenzará con el proceso de judicialización de quienes están facilitando el hospedaje, el transporte y otro tipo de acciones en las que se podría determinar el delito de tráfico ilegal de personas.

Sobre la situación particular de Turbo (Antioquia), el Gobierno señaló que ingresará a la bodega donde están los habitantes del denominado ‘barrio cubano’ para mirar las condiciones en las que viven, cuando tengan el permiso judicial para hacerlo.

Queremos ingresar a esa bodega para ver las condiciones y preservar la integridad y derechos de esas personas”, concluyó Krüger.