Rechazo generó libertad condicional del ‘zar del PAE’ en Santander
Suministrada
24 Ago 2021 08:15 PM

Desde frutas descompuestas, hasta roedores fueron hallados en inspección al PAE en la Costa Caribe

Esa entidad realiza visitas en todo el país, para verificar cómo se cumple el Plan de Alimentación Escolar.
Martha Olaya
Martha
Olaya
@Marthaolaya1

Un equipo integrado por 22 funcionarios de la Contraloría General de la República, iniciaron desde esta semana una serie de visitas de inspección al funcionamiento del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en todo el país, con el objetivo de verificar los productos que se están entregando a los niños.

En medio de estas acciones realizadas en la Costa Caribe, esa entidad detectó desde alimentos descompuestos, hasta roedores, insectos y otros productos en estado de descomposición.

En el caso de Santa Marta, la Contraloría evidenció retrasos de más 20 días en la entrega de las raciones para preparar en casa y desabastecimiento de varios productos como azúcar, cereales y grasas.

Puede leer: Accidente minero en Tópaga, Boyacá, deja once muertos y dos heridos

Esa entidad advirtió que en la institución educativa distrital Rodrigo Bastidas, se encontraron  roedores, insectos y comidas en descomposición, en las zonas de comedor y cafetería.

Entre tanto, la Contraloría encontró que la institución Almirante Padilla de Riohacha (La Guajira), solamente sirve unas 500 raciones diarias de alimentos a pesar de que certifica más de 610.

En ese sentido, también se hallaron operadoras del servicio sin la debida certificación que las acredite como manipuladoras de alimentos, carteleras de publicación de las raciones semanales desactualizadas y en algunos casos inexistentes, al igual que estudiantes que no pueden ir todos los días y no son atendidos.

Lea además: ETB y SkyNet dispuestos a tomar el contrato con MinTic para llevar internet a zonas rurales

Esa entidad precisó que en la institución educativa La Gaviota de Cartagena fueron encontrados mangos y bananos podridos, además de bolsas con pan que tienen menos gramaje al establecido en las dietas alimenticias.

Los seguimientos realizados por la contraloría delegada para la Participación Ciudadana, indicaron que el retorno a clases presenciales se ha llevado a cabo con improvisación, en lo referente a la entrega de alimentos para los estudiantes. 

Esa entidad concluyó que en algunos casos el gramaje de lo que se sirve no corresponde a lo establecido y adecuado para los menores.