4 Jun 2016 09:40 AM

De la Calle dice a banqueros que propiedad privada no fue negociada con Farc

El jefe negociador del Gobierno en Cuba afirmó en Cartagena que el tema de la propiedad privada no ha sido "tocado en La Habana", sede de los diálogos.

En la 51 Convención de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria) que comenzó en Cartagena, De la Calle se declaró sorprendido por "las tremendas imprecisiones en las que incurren los opositores al proceso", en un mensaje enviado por video desde La Habana a la reunión de banqueros.

 

Asimismo, agregó que los críticos dijeron que habían sido modificadas "las normas relativas a la expropiación, lo que es realmente una afirmación que carece totalmente de veracidad".

 

De la Calle no pudo asistir a la convención porque, según dijo, "las últimas decisiones" en los diálogos con las Farc les "h  an movido a trabajar sin pausa" en diferentes cuestiones como "el fin del conflicto", así como con el cese del fuego y de hostilidades definitivo.

 

También trabajan "en el proceso de dejación de armas" y en "la forma cómo la guerrilla procederá a través de un cronograma claro y una cooperación transparente supervisada y monitoreada por el componente internacional cuyo eje central es Naciones Unidas".

 

En este sentido, dijo que tienen "la confianza de que vaya a ser posible y probable ponerle fin al conflicto que durante más de 50 años ha afligido a los colombianos".

 

Mencionó que el reciente secuestro de la periodista española Salud Hernández y de los colombianos Diego D'Pablos y Carlos Melo, ambos de RCN TV, perpetrado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), es un hecho que se reflejó en La Habana "porque en el ambiente en general cunde el desasosiego y el recuerdo de épocas pasadas que justamente es lo que queremos superar".

 

No obstante afirmó que los avances en los diálogos con el grupo guerrillero "han sido notables".

 

De la Calle recordó que "es necesario pensar en los beneficios de la paz y el primero es el fin del conflicto mismo", que según dijo, ha dejado casi ocho millones de víctimas en el país.

 

Finalmente, afirmó que "el fin del conflicto no va a significar que no haya delincuencia ni fenómenos de esta naturaleza pero sí implica necesariamente, como lo estamos viviendo ya, una inmediata reducción en la intensidad de la violencia en Colombia".