Cafesalud-Colprensa-Mauricio-Alvarado.jpg
Colprensa - Mauricio Alvarado
3 Nov 2016 05:55 AM

Clínica El Bosque de Cartagena, otra entidad que Cafesalud tiene en jaque

El director médico de la entidad hizo un llamado a la cordura con el objetivo de lograr un acuerdo en beneficio de los pacientes.
La
Fm

El director medico de la Clínica El Bosque en Cartagena, Fernando García, manifestó su preocupación frente a la alta cartera morosa de varias EPS con la entidad que dirige: asegura que le deben 32.000 millones de pesos, siendo Cafesalud el mayor moroso con 15.000 mil millones de pesos, casi la mitad del monto.

García explicó que para poder prestar el servicio se necesitan insumos. “Tengo que comprar medicamentos, tengo que pagar suturas, pagar salarios de los funcionarios, ¿sabe cuanto vale la luz de esa clínica por mes? 1.000 millones de pesos”, añadió.

El funcionario aseguró que sus médicos y especialistas, quienes siguen trabajando a pesar de no recibir remuneración, “merecen una estatua de bronce”; además manifestó que han sido comprensivos y entienden la compleja situación por la que atraviesan los centros hospitalarios a causa de las deudas de las EPS.

Y es que de acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Hospitales del 2015, el 28 % de las entidades con cartera morosa del país redujeron su personal, mientras que el 16 % su personal ha renunciado.

Para el director médico es momento de hacer un llamado a la cordura, con el objetivo de lograr un acuerdo en beneficio de los pacientes porque no es justo que las EPS simplemente se endeuden más. También expuso que cuando asumió la dirección del centro hospitalario, hace dos meses, tenía 9 pacientes de larga instancia, de los cuales 7 pertenecían a Cafesalud, pero que “los pacientes van muriendo abandonados por la EPS”.

El director del centro hospitalario confesó que le preocupa un paciente en particular, “por que es un hombre de 69 años de edad, totalmente lucido, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica y es oxigeno dependiente”, es decir, no puede vivir sin una bala de oxigeno, y aunque ya podría salir del hospital no quiere hacerlo porque teme que su EPS, que está obligada, no le suministre el gas vital.