Tubo-del-Emisario-Submarino.png
RCN Radio
23 Dic 2017 08:17 AM

Autoridades restringen pesca artesanal y buceo en San Andrés por daño en tubo de alcantarillado

Un grupo de expertos ambientales y contratistas se trasladaron hasta el lugar para determinar el impacto de la ruptura del tubo
La
Fm

Las autoridades de la isla de San Andrés tomaron la decisión de restringir varias actividades marinas, debido a la ruptura de uno de los tubos de alcantarillado que está generando afectaciones en el mar.

De acuerdo con las primeras informaciones de las autoridades, el daño se presentó en unos 500 metros de la zona del antiguo hospital, al parecer por un frente frío y el fuerte oleaje que afectó uno de los canales de las redes de alcantarillado.

Tras esta situación, un grupo de expertos ambientales y contratistas se trasladaron hasta el lugar para determinar el impacto de la ruptura del tubo, mientras se conoció de manera extraoficial que las reparaciones podrían tardar hasta 30 días.

El gobernador de San Andrés Ronad Housni, señaló que a pesar de la emergencia, no hay ningún tipo de restricciones para los turistas y bañistas que visitan la isla para esta época, ya que hay una ocupación hotelera del 97%.

El este tubo submarino es un sistema que dispone de las aguas domésticas servidas, enviándolas por una tubería de casi un metro de diámetro, la cual cuenta con cinco dispersores compuestos de una malla y dos orificios en su punta terminal con la cual separa los residuos sólidos de gran tamaño, y filtra los demás al mar.

En la zona se puede notar a simple vista la materia orgánica flotando, en una mancha que está más allá de los 500 metros del punto de vertimiento, lo que está generando cambios físicos y químicos en la columna de agua en esta área de influencia.

La tubería desconectada está ubicada a diez metros de la línea de costa, los difusores a 350 metros y una profundidad de 15 a 18 metros, pero la descarga ocurrida es semi-superficial, pues ocurrió a 50 cms por debajo de la columna de agua.

Con la ruptura del tubo de descargas, a una distancia tan corta de la línea de costa, se estarían afectando los ecosistemas marinos costeros como los arrecifes coralinos, contaminando las especies de peces que son objeto de pesca y consumo por parte de propios y visitantes y afectando puntos de buceo aledaños, lo cual representa una amenaza para los bañistas y buzos que allí realizan sus inmersiones.

Preocupa, además, la falta de planes de mitigación al respecto, pues denuncias de la comunidad sobre la ruptura del tubo habrían iniciado desde la semana pasada, y hasta la fecha la empresa encargada de su manejo no se ha pronunciado.

Una de las acciones a la vista sería suspender los vertimientos, lo que significa acumular aguas residuales en un sistema de alcantarillado muy frágil, lo que puede generar reboses como los que ya se han presentado en North End en otras ocasiones.

El director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago (Coralina), Durcey Stephens Lever dijo que “se ha hecho un llamado a la Gobernación para que piensen en una contingencia, teniendo en cuenta que vamos a tener gran afluencia de visitantes este fin de año; probablemente se producirán suspensiones prolongadas de bombeo en el sistema de alcantarillado, y eso va a generar reboses”.