Darío-de-Jesús-Monsalve.jpg
Monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali / AFP
18 Dic 2016 07:13 AM

Autoridades investigan amenazas contra monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali

Debajo de la puerta de la Casa Arzobispal del prelado fue dejado un panfleto que amenaza su integridad.
La
Fm

Una vez se conoció sobre las amenazas hacia el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, el general Nelson Ramírez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, manifestó que se le prestará un esquema de seguridad.

“Ya estamos estableciendo contacto con monseñor para la denuncia e iniciar una ruta de atención a esa amenaza, para dar paso a la respectiva investigación y establecer de dónde provienen dichas amenazas”, señaló el general.

Cabe recordar que las intimidaciones fueron hechas mediante un panfleto que lanzaron por debajo de la puerta de la Casa Arzobispal, en el que se lee: “Muerte a las Farc, a Santos y a los clérigos comunistas”.

Hasta el momento se cree que las amenazas se deban al trabajo del arzobispo en apoyo a los acuerdos de paz entre el Gobierno y los grupos guerrilleros de las Farc y el ELN, ya que en este último proceso, el prelado fue nombrado como coordinador de la comisión de obispos que acompaña los diálogos.

Y en los diálogos con las Farc, fue uno de los facilitadores del acto de perdón que se cumplió entre los familiares de los diputados del Valle, que fueron secuestrados y asesinados, con varios miembros de dicha guerrilla, el 2 y 3 de diciembre pasados.

El arzobispo señaló que Colombia necesita superar la etapa de las amenazas, de panfletos y asesinatos por lo que le hizo un llamado. “Los dirigentes políticos deben tomar decisiones claras y no simplemente con el No y con las negativas oponerse a los acuerdos ya pactados, ya que con esto están soltando los perros y echándoselos a gente que lo que ha hecho es luchar por la paz, amenazándolos con este tipo de actos tan cobardes a los que no tienen una aguja en el bolsillo pero si tienen una vida de servicio y lucha por la paz. La vida está en manos de Dios y el que la quita sabe que no acaba con la vida de su víctima sino con la de él mismo“, enfatizó. Finalmente, agregó que no tiene miedo ni tampoco se siente intimidado.