Transmetro1.jpg
RCN Radio y UniNorte
15 Mayo 2018 01:23 PM

Así perciben el sistema Transmetro los barranquilleros

Una investigación liderada por la Universidad del Norte indagó por el impacto en el entorno urbano que ha generado el sistema Transmetro y cómo este ha modificado el uso de los suelos del Área Metropolitana de Barranquilla.
La
Fm

Una de las grandes conclusiones del estudio, que necesitó dos años para su realización, es que este sistema de BRT (Bus de Tránsito Rápido) ha modificado las dinámicas en la ciudad y ha hecho que haya más presencia residencial y disminuido el área superficial destinada al uso comercial en los corredores troncales.

Según la investigación, sobre la zona de influencia cercana al sistema (200 metros de proximidad sobre las estaciones y rutas alimentadoras) el sector comercial disminuyó en cerca de un 11% y en un área de mayor influencia (1600 metros de proximidad al sistema BRT) se encontró que cerca del 42% del área comercial existente en el año 2007 cambió de uso y que el residencial aumentó su cobertura espacial.

Este cambio en el uso del suelo se debe a que "las dinámicas urbanas han generado un desplazamiento del comercio hacia grandes superficies, difíciles de desarrollar sobre las troncales, donde la ciudad ya está consolidada y hay poca disponibilidad de tierra para ese tipo de proyectos", cuenta Víctor Cantillo, investigador del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad del Norte y uno de los participantes de este trabajo.

"El sistema fue proyectado con troncales sobre Murillo y Olaya Herrera, donde no ha ocurrido una consolidación de actividades comerciales. No obstante, hay casos como el sector de la Plaza de la Paz donde el sistema sí ha contribuido al crecimiento del comercio. La conectividad, sin embargo, sí ha permitido el desarrollo de proyectos habitacionales, que requieren menos área", indica.

Transmetro no solo ha cambiado la forma de usar el espacio superficial en el Área Metropolitana de Barranquilla, sino también el entorno urbano, principalmente de la población vulnerable. Así quedó evidenciado en una encuesta, en la que se establecieron las percepciones que tiene la población de bajos ingresos de diferentes barrios de Barranquilla y Soledad sobre este sistema de transporte.

Entre los resultados obtenidos se destaca que la población vulnerable percibe impactos menos favorables en atributos de congestión vial en la ciudad, costo del viaje, seguridad, accidentalidad vial y niveles de contaminación en la ciudad. Por su parte, los atributos mejor evaluados hacen referencia a disponibilidad de comercio en la ciudad, facilidad para hacer diligencias, acceso al transporte público, estado de las vías y la infraestructura para el peatón en la ciudad.

"Es mixta la percepción. Hay aspectos que los usuarios valoran, en especial el hecho de transbordar sin pagar y la comodidad de los buses. El hecho de que haya aumentado la demanda en los últimos años es muestra de ello. Por otra parte, algunos perciben que al desplazar el transporte colectivo tradicional, tienen menos alternativas para sus viajes", asegura Cantillo.

Los modelos estimados sugieren que la población que reside en zonas sin acceso al sistema valora más positivamente el impacto en los atributos de entorno, que las personas que residen en barrios con acceso. Sobre las áreas con menor accesibilidad, se ha experimentado el crecimiento de modos de transporte informal, tales como mototaxismo y taxis colectivos.

Soledad es un ejemplo de esto, en donde "el transporte informal (mototaxistas) percibe a Transmetro como competencia, luego atentan contra el sistema como una estrategia de disputa del mercado. Transmetro también es víctima del acoso de las bandas y pandillas que hay en ese municipio y de jóvenes que desfogan parte de sus frustraciones atacando los buses", explica el investigador sobre la presencia de problemáticas sociales contra el sistema.

La investigación, en la que participaron también Alfredo Ojeda, estudiante de Magister en Ingeniería Civil, Julián Arellana, investigador del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad del Norte, en colaboración con Julio Dávila y Daniel Oviedo, investigadores de University College London, Laura Cepeda de Fundesarrollo y Diana Cantillo de Probarranquilla, expone la importancia de enfocar las inversiones en materia de transporte para mejorar las conexiones de Transmetro y los sistemas de transferencia, incluyendo conexiones peatonales y con ciclovías.

Propone, además, que se tomen medidas que busquen mejorar la cobertura del servicio del transporte masivo en el Área Metropolitana de Barranquilla, especialmente en zonas de bajos ingresos.

Sobre el uso del suelo, el trabajo financiado por el Lincoln Institute of Land Policy indaga sobre la posibilidad de plantear políticas regulatorias de uso, que incentiven el desarrollo y consolidación de zonas comerciales y la densificación de usos residenciales sobre las troncales del BRT, además de estudiar incentivos tributarios o acuerdos con empresarios urbanizadores para lograr este propósito.

Si quiere saber más sobre esta investigación y sus resultados, visite la sección de posgrados de ingeniería de la Universidad del Norte, en donde encontrará los mejores estudios de desarrollo de ingeniería y más sobre sus programas.