doracadavid.jpg
Dora Cadavid, actriz colombiana / Foto de Colprensa
23 Ene 2018 05:37 AM

Actriz Dora Cadavid vive en un hogar geriátrico

La reconocida artista de la televisión colombiana contó cómo terminó allí.
La
Fm

La reconocida actriz Dora Cadavid, ícono de la televisión colombiana, le contó al Canal 1 que decidió vivir en un hogar geriátrico para no constituirse en una carga para su familia.

Con más de 50 años de trayectoria, esta actriz nacida en Medellín, recordada por múltiples obras de teatro, además de decenas de novelas, la más recordada Yo soy Betty, la fea, decidió descansar en un ancianato.

"Mis sobrinas estaban muy preocupadas porque yo viviera sola y tú sabes que uno por la edad no debe estar solo en ninguna parte", aseguró la actriz, de 80 años de edad, al programa “Lo sé todo Colombia” del Canal Uno. "No quiero ser carga para nadie. Entonces ellas, muy inteligentemente, buscaron un lugar donde yo estuviera a gusto y aquí me lo encontraron", agregó.

De acuerdo con la actriz Dora Cadavid, decidió quedarse en el hogar geriátrico porque no quería afectar a su familia y porque no quería viajar más, como lo exige su profesión. "Yo no puedo sacrificar a una nuera y a una nieta su vida conmigo", aseveró Dora Cadavid, al recordar que vivía en el sector de La Calera y ahora está en el hogar geriátrico de Bogotá.

Según dijo, fue en Cúcuta, después de una larga travesía, que decidió parar. "Éramos el ejemplo fuera de Colombia. En Argentina, en México, en Chile, ponían actores colombianos. Éramos el ejemplo de todos los actores latinoamericanos. Y empezamos a viajar por toda Colombia", aseguró, al indicar que una vez llegó a la frontera colombiana decidió descansar.

La actriz perdió a su hijo, el también actor Moisés Cadavid, el 23 de octubre de 2012, quien murió producto de un tipo de cáncer. Su deceso desencadenó una controversia entre Dora Cadavid y un programa de televisión colombiano, toda vez que la actriz sostuvo que por denuncias sin sustento publicadas su hijo se deprimió y su muerte se aceleró.

Hoy, desde el hogar geriátrico, dice estar tranquila y dice respetar a la muerte. "No es que no le tema, le tengo mucho respeto. Y le pido a Dios que cuando me la dé, me la dé dormidita y que yo no me dé cuenta porque a lo mejor me le devuelvo".