FranciscoUribeNogueracolprensa.jpg
Francisco Uribe Noguera, hermano de Rafael Uribe Noguera / Foto de Colprensa
18 Dic 2016 06:29 AM

Francisco Uribe y el relato de lo que sucedió el día que Rafael Uribe Noguera asesinó a Yuliana Andrea Samboni

En entrevista con la Revista Semana contó detalles acerca del crimen que ha conmocionado al país y que suscita muchas preguntas.
La
Fm

Tras más pasar más de diez días de la muerte de la niña Yuliana Samboni, quien fue abusada y asesinada por su hermano Rafael Uribe Noguera, Francisco Uribe, su hermano, dio su testimonio sobre lo sucedido el 5 de diciembre anterior, fecha en la cual se encontró a la menor en un apartamento en el sector de Chapinero.

Francisco Uribe, en entrevista concedida a la revista Semana, indicó que dio el testimonio incluso en contra del consejo de sus abogados defensores, quien por recomendación le indicaron a él y a su hermana Catalina Uribe, quien también es investigada por el crimen, no dar testimonios.

Según Francisco Uribe, cuando fue notificado por el Gaula sobre la desaparación de la menor en un vehículo de propiedad de su esposa, de nombre Laura, de inmediato ella se dirigió al edificio, por petición de la hermana de Uribe, quien había recibió una llamada de Rafael Uribe, donde éste le indicó que estaba con una amiga y que el vehículo estaba en el parqueadero del edificio ubicado en la calle 66.

Francisco respondió en la entrevista: "Mi esposa llegó a ese apartamento y el portero le dijo que Rafael no estaba y el carro tampoco. Sin embargo, lo llamó por citófono, lo cual le pareció raro porque un portero no tendría que buscar a alguien si sabe que el apartamento está vacío. Ante esa reacción, Laura le contó a mi hermana y ella a mi mamá con un poco de preocupación, y le pidió que fuera ella al apartamento de la 66. Al llegar mi mamá allá, el portero nuevamente dijo que no había nadie y que el carro no estaba ahí".

Según la versión de Francisco Uribe, el celador Fernando Merchán Murillo (quien después fue encontrado muerto en su casa), tenía una actitud sospechosa y tuvo un altercado con su hermana Catalina Uribe, debido a que se negaba a dejarla entrar al edificio. Finalmente Catalina logró entrar. Sin embargo, dijo, las llaves que tenía del apartamento no le funcionaron , por lo cual no pudo ingresar al apartamento donde estaba Rafael Uribe.

De acuerdo con Francisco Uribe Noguera, horas después él llegó al edificio y se vio obligado a ingresar por una terraza. "Al llegar le pregunté al portero por mi hermano y por el carro, y por primera vez él reconoció que mi hermano estaba en el apartamento y que le había pedido el favor de dejarlo parquear en el segundo sótano. Fui a buscar el carro y cuál no sería mi sorpresa cuando lo abrí y ví el zapato de una niña. Ahí se me paralizó el corazón y decidí subir y tratar de entrar al apartamento”, indicó Uribe a Semana.

Y agregó: "Finalmente entré a la terraza y miré a través de una claraboya y lo único que ví dentro del apartamento fue una botella de aguardiente y varias colillas de cigarrillo sobre el suelo. Mientras tanto mi hermana continuaba afuera golpeando e insistiendo que Rafael le abriera la puerta. Yo comencé a gritarle a mi hermano y como nunca contestó, me tocó treparme por el muro que divide el segundo piso de las escaleras que llevan al primero. Finalmente entré”.

Y agregó: “entrando al apartamento vi que en toda la zona social y en el cuarto principal, además de la botella de aguardiente y las colillas, había aceite regado sobre el piso. Entré y lo busqué en cada uno de los dos cuartos, los dos baños e incluso en los clósets y no vi a mi hermano por ninguna parte. Finalmente desde uno de los cuartos me di cuenta de que estaba en el balcón, detrás de una columna”.

Respecto a la niña, Francisco Uribe le dijo a Semana: "Yo le pedí a mi hermano que entrara, él entró y empecé a zarandearlo completamente salido de mis cabales para que me dijera qué estaba pasando y dónde estaba la niña. Él me dijo que no sabía por qué recogió la niña y que la niña se bajó en la 65 con circunvalar. Ahí yo oí que mi hermana estaba teniendo una discusión con el portero fuera del apartamento y le abrí la puerta”.

Y enfatizó: "Lo único que era claro para nosotros en ese momento es que no estaba en el apartamento pues no la podíamos ver. Y lo último que se nos pasaba por la imaginación es que estuviera muerta (la niña Yuliana Andrea Samboni), y menos dentro del apartamento".

Con respecto a las versiones de las autoridades, quienes han manifestado que la menor Yuliana Samboni fue bañada en aceite, para presuntamente borrar las huellas de lo sucedido, Francisco indicó que el uso de aceite por parte de su hermano era un comportamiento habitual cuando bebía y consumía drogas.

"La verdad es que nosotros veníamos conviviendo con eso desde hace muchos años. No sé por qué lo hacía, pero mi hermano en el pasado cuando tomaba mucho y consumía droga se untaba de aceite, con lo cual dañaba cosas (especialmente ropa) e indignaba a toda la familia. Por esas conductas irracionales mis papás muchas veces lo llevaron a centros de rehabilitación, lo acompañaron a reuniones de alcohólicos anónimos, psiquiatras y psicólogos, pero él siempre evadía el tratamiento", aseguró Uribe.

Francisco Uribe Noguera agregó que se enteraron que la niña tenía aceite cuando las autoridades dieron los detalles. En la entrevista, el hermano del confeso asesino de Yuliana Samboni aseguró que su hermano le confesó el crimen cuando se dirigían hacia una clínica y que su reacción no fue informar al Gaula, pues quedó en shock. También dijo que mientras su hermana y él estuvieron en el apartamento con Rafael Uribe, nunca se dieron cuenta de que la menor estaba muerta allí.

Con respecto a las versiones según las cuales ellos habrían tratado de esconder el crimen llevando a su hermano a una clínica psiquiátrica, Francisco indicó que lo llevaron allí inicialmente debido a que estaba drogado. Finalmente Francisco le dijo a Semana que sobre la muerte del vigilante no saben más que lo que se ha conocido por los medios de comunicación.

La entrevista con Semana, aquí