19 Oct 2016 10:14 AM

Bogotá se está quedando sin humedales y fuentes hídricas

La Secretaría de Ambiente aumentó los controles en este sentido y ha adelantado procesos de sellamiento contra instituciones y entidades que han contaminado las fuentes hídricas. 
Desde el 2 de abril de este año la Administración Distrital, en cabeza del alcalde Enrique Peñalosa, le declaró la guerra a a quienes destruyen las fuentes hídricas de la capital. Los humedales, quebradas y ríos se han convertido en basureros de los capitalinos, es normal ver bolsas de basura, colchones, comida y demás en las aguas que rodean a Bogotá.
 
Precisamente el 2 abril la Secretaria de Ambiente, encabezada por Francisco Cruz, hizo el primer cierre de cuatro empresas por contaminación de uno de los humedales más conocidos de la capital: Torca y Guaymaral. En ese mismo mes, dos universidades integraron el grupo de instituciones selladas ya que sus obras de ampliación afectaban el cause del Canal Mariscal Sucre afluente del Río Arzobispo, cuenca del Río Salitre, en inmediaciones del Parque Nacional. A esto se sumó el cierre de vertimientos de la Universidad Externado que estaba afectando el recurso hídrico de una quebrada en los Cerros Orientales.
 
Un mes después fueron capturadas ocho personas por contaminar uno de los principales afluentes de Bogotá, el río Tunjuelo en la localidad de Bosa.
 
Por otro lado, la Secretaría de Ambiente dio a conocer la suspensión de las actividades de almacenamiento y venta de combustibles de seis estaciones de servicio. El operativo se llevó a cabo luego de que se encontrara presencia de hidrocarburos en pozos de monitoreo en los establecimientos, situación que pone en riesgo el suelo y agua subterránea de la ciudad, pues estas sustancias son consideradas tóxicas para el medio ambiente.
 
Hacia el 19 de mayo, en medio de operativos liderados nuevamente por la Secretaria de Ambiente, se sellaron 10 empresas que operaban en el suroccidente de la ciudad sin permisos de emisiones, poniendo en riesgo el aire y la salud de los capitalinos.
 
En lo corrido del año son más de 7 vertimientos cerrados en instituciones educativas. La Secretaría Distrital de Ambiente, suspendió los vertimientos de agua residuales a cuatro colegios y una empresa de ingeniería en el norte de la ciudad, que afectaba el sistema de humedales con aguas residuales que contenían grasas, detergentes y materiales orgánicos.
 
De este panorama también hace parte el cauce del humedal Córdoba, que fue rellenado con escombros y estaba siendo usado como parqueadero y compra venta de vehículos. La Alcaldía de Bogotá tomó posesión física del área e inició procesos de restauración para devolver este espacio a los ciudadanos.
 
De enero a septiembre de este año se reportan 21 sanciones en contra de compañías que hacen procesos industriales propios de su actividad económica sin tener en cuenta los perjuicios que le causan a los humedales y los ríos.
 
Según el secretario de Ambiente Francisco Cruz, aseguró que la Administración Distrital continuará con los trabajos para rescatar las fuentes hídricas de la capital.
 
Finalmente, el pasado 7 de octubre, 11 empresas que contaminaban el río Tunjuelo en el sur de la ciudad fueron selladas por la Secretaria de Ambiente. Ante esto el alcalde de la localidad de Tunjuelito Jason Chipatecua, dijo que el trabajo también es con la comunidad y que del río Tunjuelito se han retirado más de 190 toneladas de basura.
 
Las multas por el daño ambiental pueden alcanzar hasta los 5 mil salarios mínimos legales vigentes.
 
Fotos: LA F.m.
 

Fuente
Sistema Integrado Digital