marielaamaya-1.jpg
Mariela Amaya, la mujer afectada / Foto de @Mariela32788732
28 Dic 2017 04:35 AM

Mariela Ayala, la mujer que esperaba una liposucción y le amputaron una pierna

La mujer quería el procedimiento estético como autoregalo por su cumpleaños 31. El médico la infectó.
La
Fm

Hay conmoción en Argentina por cuenta del caso de Mariela Amaya, una mujer de 31 años de edad que denunció en El Clarín que fue por una liposucción y terminó con una pierna amputada.

“Estaba por cumplir 31 y pensé en regalarme algo. Hace tiempo que quería hacerme una lipo así que busqué por internet cirujanos y di con un doctor que me ofreció una promo por mi cumpleaños: además de sacarme la grasa de la panza me ponía el excedente en la cola. Todo me costaba 30 mil pesos. Le dije que sí”, le aseguró la mujer al periódico argentino.

De acuerdo con su relato, el procedimiento se hizo y ella fue a casa, aunque le llamó la atención estar tan hinchada. "El 5 de junio, un día antes de mi cumpleaños, fui a una consulta. Me mandó a hacer análisis de sangre y un electro y el 13 ya me estaba operando. Salí del quirófano muy hinchada, pero el médico me dijo que era normal. Ya en mi casa, el dolor se volvió insoportable".

...
Mariela Amaya, la mujer afectada / Foto de@Mariela32788732

Después de ello, le dijo Ayala al periódico, la situación empeoró cuando no pudo soportar el dolor. "No podía caminar y volaba de fiebre. Le mandé WhatsApp al médico, le dije que no aguantaba más. Pero no me respondió así que llamé a una ambulancia".

La mujer agregó que terminó hospitalizada en el Hospital Churruca, donde se le informó de su grave infección, que implicaría, en principio, la amputación de sus dos piernas y de un brazo. Sin embargo, un medicamento hizo efecto y evitó perder el brazo y una de sus piernas.

“Me dicen que se veía negra y que la cortaron por miedo a que la infección subiera. Era eso o morirme. Cuando vi que me faltaba la pierna lloré, grité y dije que prefería morir a eso. Pero con el apoyo y la contención de mi familia y amigos de a poco empiezo a salir adelante”, agregó la mujer, quien de pasar a ser funcionaria pública ahora está desempleada.

Tras el hecho, el galeno Juan Carlos Calvo de Alba fue denunciado ante el Juzgado de Instrucción en lo Criminal N°25. “Yo lo hice porque tenía la autoestima baja. Hay que aprender a valorarse, lo importante es la persona, no el físico, pero recién ahora lo entiendo”, puntualizó.