Embarazo
La línea negra en la panza

Normalmente en todas las embarazadas se les marca una línea negra en sus pancitas. Dicha línea vertical va desde el ombligo hasta el pubis y en ocasiones, se puede prolongar hasta el diafragma. Esta raya es conocida como ‘Línea Alba’, y su visibilidad se debe a la subida de hormonas como la progesterona y los estrógenos que estimulan la melanina, es decir, la pigmentación de la piel.
INGIMAGE
17 Oct 2019 04:33 PM

Estrés en el embarazo reduciría posibilidades de tener un hijo varón

Un estudio determinó que el estrés sí puede afectar, alterar o definir el sexo del bebé
Liliana Pinzón
Liliana
Pinzón Garzón
@lilipinzong

No es nueva la advertencia que hacen los médicos a las futuras madres sobre el manejo de las emociones durante el embarazo, especialmente en lo que tiene que ver con la ira, la angustia y el estrés; pues se ha comprobado que el experimentar estos sentimientos durante la etapa de gestación afecta el normal desarrollo del feto, teniendo efectos en el comportamiento del bebé después de nacer e, incluso, a lo largo de su vida.

Más allá de la advertencia sobre estos sentimientos que pueden llegar a definir el comportamiento de un ser humano, un reciente estudio determinó que también puede influir en el sexo del bebé que se está gestando. 

Lea también: Top de las estafas que más están afectando el bolsillo de colombianos ingenuos

Investigadores del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia Vagelos y el Hospital Presbiteriano de Nueva York realizaron un estudio sobre los tipos de estrés físico y psicológico que más pueden afectar en el embarazo, sugiriendo que las mujeres que experimentan estrés físico y psicológico durante el embarazo tienen menos probabilidades de tener un varón.

Esta conclusión se dio luego de que fueran examinados 27 indicadores de estrés psicosocial, físico y de estilo de vida recogidos de un análisis a 187 mujeres en estado de embarazo y que no presentaban algún problema de salud o alteración en su estado.

La líder del estudio, Catherine Monk, quien es directora de salud mental de las mujeres en la unidad obstetricia - ginecología en el Centro Médico Irving de NewYork-Presbyterian / Columbia University, destacó que “el útero es un primer hogar influyente, tan importante como aquel en el que se cría un niño”, al explicar que los fetos “varones son más vulnerables en el útero”.

En este estudio el sexo femenino en cuanto a los nacimientos fue relevante sobre el masculino. Las mujeres que presentaron estrés físico -determinado en presión arterial más alta- tuvieron cuatro niños por cada nueve niñas, menos de la mitad.

Le puede interesar: Estas son las ofertas más usadas por traficantes de personas

Mientras que las gestantes que presentaron estrés psicológico tuvieron dos niños por cada tres niñas.

Catherine Monk agregó que los estudios a lo largo de los años han demostrado que los hombres son más vulnerables a los entornos prenatales adversos, lo que indicaría que las mujeres que presentan constantes y altos niveles de estrés durante el embarazo disminuyen sus probabilidades de poder dar  a luz un hijo varón, teniendo en cuenta también la pérdida del bebé.

Dentro de este estudio las mujeres embarazadas que fueron presionadas físicamente reflejaron ser más propensas a tener un parto prematuro, una reacción contraria a la que reflejaron aquellas madres gestantes que no pasaron por episodios de estrés.

Otra de las observaciones con este estudio fue que las mujeres embarazadas que pasaron por tensión mental, aunque no se les adelantó el parto, sí presentaron complicaciones y demoras durante el nacimiento de sus bebés.