Corridas-de-toros-Colprensa-Juan-Páez.jpg
Colprensa - Juan Páez
4 Mayo 2017 07:17 AM

Gobierno y Congreso presentan ley para acabar con las corridas de toros

Al Congreso de la República llegó un proyecto de ley con el que se pretende acabar definitivamente los espectáculos violentos con animales, principalmente las corridas de toros.
La
Fm

El Ministerio del Interior presentó la iniciativa con el apoyo de los integrantes de la bancada animalista del Congreso y algunos partidos políticos.

Al respecto, el ministro Juan Fernando Cristo explicó que se busca eliminar prácticas establecidas en la legislación, tales como el rejoneo, las corridas de toros, las novilladas, las becerradas y las tientas.

“Este proyecto elimina las corridas de toros en Colombia y da un periodo tanto al Gobierno Nacional como a las autoridades regionales para que aquellas personas que viven y trabajan en ese medio taurino encuentren alternativas de reintegración y sustitución laboral que no sean las del maltrato y muerte de los toros en las corridas”, señaló Cristo.

El presidente del Partido de La U, Armando Benedetti, quien será uno de los impulsores de la iniciativa, aseguró que hay una sentencia de los altos tribunales que defiende el bienestar de los animales.

“La tauromaquia es solo para torturar, martirizar y matar al toro, y por eso nos hemos opuesto de forma vehemente“, señaló.

El dirigente de La U recordó que fue el autor de una iniciativa que buscaba prohibir las corralejas, las peleas de gallos y otros espectáculos con animales, el cual tuvo que modificar para evitar que los recursos públicos sean utilizados en esta clase de eventos, pero aún así, se hundió.

“Lo pasé en la Comisión Primera pero en la plenaria del Senado unos congresistas cavernícolas, retrógrados, me hicieron hundir este proyecto y por eso dejo claro que el Congreso nunca está a tono con lo que debe ser progresivo en nuestra sociedad“, manifestó.

Lo cierto es que para el Gobierno Nacional es indispensable poner a consideración de los legisladores la posibilidad de prohibir la denominada ‘fiesta brava’, pese a que en varias oportunidades se han hundido proyectos de esta naturaleza.