Santos: periodistas de El Comercio fueron asesinados en territorio colombiano

Foto: Colprensa / LA FM

Un equipo especial recorre los 300 kilómetros de frontera.

El presidente Juan Manuel Santos confirmó que los miembros del equipo periodístico de El Comercio, secuestrados por las disidencias de las Farc, sí murieron en territorio colombiano.

El mandatario anunció que vía telefónica el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas le confirmó dicha información.

“Hablé con el ministro de Defensa y me informó que los cuerpos de los periodistas estaban en territorio colombiano, esa información nos hace deducir que sí murieron en nuestro país”.

Le puede interesar:

Ante la Sociedad Interamericana de Prensa, reunida durante tres días en Medellín, Santos condenó el asesinato del periodista, el fotógrafo y el conductor del diario ecuatoriano.

Durante la clausura del evento, el mandatario ordenó el traslado de más fuerzas de tarea conjuntas a la frontera, donde se adelantan fuertes operativos contra las disidencias de las Farc.

El presidente manifestó que Ecuador no tiene la experiencia que tiene Colombia en el manejo de secuestros, por lo que los Gaulas de Policía y Ejército están asesorando a los militares de ese país.

Agregó que se han cumplido todos los protocolos de seguridad y que mantiene contacto directo con el presidente del vecino país.

“Cuando sucedió el hecho me comuniqué con el presidente de Ecuador, le ordenamos a los ministros de Defensa que mantuvieran un permanente contacto. Donde ocurrió el crimen se vive un problema con el narcotráfico desde hace 30 años”.

Según el jefe de Estado, este año se han registrado ocho secuestros en Colombia, la cifra más baja de los últimos 25 años. Incluso, recordó que en épocas anteriores se registraban hasta 3 mil 500 secuestros anuales.

 

Vivo o muerto

 

Ortega, Rivas y Segarra fueron secuestrados mientras hacían un reportaje sobre la inusitada violencia que enfrenta Ecuador en su frontera con Colombia, un área selvática y caótica donde las bandas ilegales dedicadas al tráfico de drogas, de armas y de combustible campan a sus anchas.

La última vez que se les vio con vida fue en un video difundido por sus captores el pasado 3 de abril.

Nada ha trascendido del operativo humanitario de rescate de los cuerpos que lleva a cabo el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Navas se limitó a decir que no tiene “fecha límite”.

Tras confirmarse el viernes su asesinato, Bogotá y Quito lanzaron de inmediato una ofensiva militar coordinada, a lado y lado de la frontera, para dar captura al responsable, alias Guacho, líder del Frente Oliver Sinisterra, un grupo disidente del proceso de paz con las Farc.

En un acto en Medellín, Santos garantizó que Guacho caerá “vivo o muerto” y admitió que en el área fronteriza, estratégica en la ruta de la droga hacia Centroamérica y Estados Unidos, “están muy presentes” los carteles mexicanos.

Las operaciones militares colombianas, un país que lleva más de medio siglo combatiendo a guerrillas y grupos paramilitares que encontraron en el narcotráfico una fuente inagotable de financiación, se centran en el municipio de Tumaco, la zona con más narcocultivos del mundo.

Ecuador, por su parte, desplegó 550 uniformados entre militares y policías, y empleó helicópteros, un avión y tanques blindados.

Con información de LA FM y AFP