Pacifico Colombiano
Cortesía
30 Ago 2019 03:16 AM

Las malas prácticas de avistamiento que ponen en riesgo las ballenas jorobadas

Los Parques Nacionales Utría y Uramba Bahía Málaga son famosos por la presencia de los cetáceos.
Laura María Sánchez Pico
Laura María
Sánchez Pico
@LauramSanchezp

Durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, Colombia recibe a miles de ballenas jorobadas provenientes de la Antártida que llegan al país en busca de las cálidas y calmadas aguas marinas para aparearse y parir a sus crías. 

Estos animales de aproximadamente 30.000 kilos, que recorren 8.000 kilómetros para llegar hasta el pacífico colombiano, son considerados como la mayor atracción turística de los visitantes que llegan a las playas del Pacífico.  

Sin embargo, en los últimos días, Parques Nacionales Naturales de Colombia ha reportado situaciones que afectan la integridad de los turistas y en especial de los animales que son visitados durante la temporada de avistamiento.  

Atropellamiento por botes que se acercan demasiado, ruido de las numerosas embarcaciones y contaminación de residuos sólidos son algunos de los problemas que se han identificado en la zona.  

Si bien el avistamiento de la ballena jorobada resulta ser uno de los momentos más cautivantes, Parques Nacionales Naturales recomienda a los turistas manejar sus emociones y mantener una conducta adecuada durante el recorrido de avistamiento.  

De no cumplirse con esos parámetros, las prácticas incorrectas durante el recorrido pueden ocasionar daños a los cetáceos, que se encuentran en momento de apareamiento. 

Las autoridades ambientales, regionales y gubernamentales recuerdan que está prohibido cualquier contacto directo con los cetáceos por nado, buceo o el máximo acercamiento a su hábitat. 

Parques Nacionales Naturales, en aras de proteger la seguridad de los turistas y de mantener a salvo a los cetáceos, diseñó un listado de recomendaciones que deben seguir los motoristas que prestan el servicio y los turistas que acceden a éste para llevar a cabo un avistamiento responsable. 

Por parte de los motoristas:  

• En cualquier caso no deberá acercarse a una distancia menor a 200 metros de la ballena. 

• Cuando se encuentre a 300 metros o menos deberá navegar a una velocidad lenta sin superar la del nado de la ballena, o en su defecto, debe tener el motor en neutro. 

• Podrá acercarse en forma paralela a la ballena, ligeramente por detrás y situarse adelante pero sin obstruir su paso permitiéndole que se acerque. 

• Debe evitar los cambios bruscos de velocidad.  

• No acercarse a una madre con su cría, si lo hace es prudente que se aleje a baja velocidad y sin producir oleaje. 

• Si las ballenas están saltando o realizando alguna maniobra de comportamiento debe alejarse ya que ellas requieren de espacio.  

Por parte de los viajeros:  

• No intente dispersar los grupos de ballenas. 

• No les dé de comer ni arroje desperdicios o basura al mar. 

• Procure mantener silencio, los ruidos fuertes las incomodan. 

• Mire hacia el mar y esté atento a los soplos o movimientos de las ballenas. 

• Verificar que las embarcaciones porten un banderín o distintivo de autorización de avistamiento. 

• Asegurarse que en las embarcaciones vaya un intérprete ambiental. 

Por último, es necesario tener en cuenta que el horario permitido para realizar el avistamiento es de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. cada día y el tiempo sugerido de avistamiento es de máximo 30 minutos.

Fuente
Sistema Integrado Digital