Botellas de plástico.
Botellas de plástico.
AFP
12 Ago 2019 02:09 PM

Entrada al transporte público en Indonesia se pagará con botellas plásticas

Cada semana 16.000 personas ingresan de esta forma sin dar dinero a cambio del viaje.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

En la estación de autobuses de Surabaya, en Indonesia, miles de personas viajan en autobús sin pagar ni un céntimo a cambio de intercambiar botellas y vasos de plástico por billetes, en una innovadora iniciativa contra la contaminación.

Un billete de autobús se obtiene a cambio de tres grandes botellas, cinco botellas medianas o diez vasos de plástico, con la única condición de que no estén sucias ni aplastadas.

Lea también: Manifestación en aeropuerto de Hong Kong provoca cancelación de todos los vuelos

"Se trata de una solución muy inteligente. Es gratuito y en lugar de lanzar las botellas, la gente puede guardarlas y llevarlas aquí", a la estación de Surabaya, presume Fransiska Nugrahepi, una vecina de esta ciudad, donde viven tres millones de habitantes.

Según las autoridades municipales, cada semana 16.000 personas se benefician de billetes gratuitos gracias a esta operación contra la contaminación, con la que se han obtenido seis toneladas de desechos de plástico que venderán a empresas especializadas en el reciclaje.

Esta iniciativa no solo sirve para reducir la cantidad de residuos, sino que también incentiva el uso de transporte público, explica Franki Yuanus, un responsable del transporte en Surabaya.

"La iniciativa ha sido recibida con entusiasmo por la población local", asegura Yuanus, quien recuerda que "el pago con plástico ha satisfecho a la ciudadanía ya que hasta ahora no sabía qué hacer con estos desechos".

Le puede interesar: Concluye sin acuerdo el último ciclo de negociaciones entre EE.UU. y talibanes

Los habitantes tienen ahora una visión distinta del consumo de botellas y vasos de plástico, reconoce Nurhayati Anwar, una contable de 44 años que utiliza el autobús una vez por semana con su hijo pequeño de tres años.

"Ahora la gente en las oficinas o en sus casas intentan recuperar (los residuos de plástico) en lugar de tirarlos", explica tras haber intercambiado varias botellas por un billete.