Mauricio Galofre
Mauricio Galofre. exdirectivo del Grupo Nule.
Colprensa
15 Abr 2019 04:11 PM

Mauricio Galofre usó $1.250 millones de un anticipo para sus gastos

La Contraloría General logró el reintegro del dinero que le entregó la Gobernación del Cesar a Mauricio Galofre.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

La Contraloría General logró el reintegró de los 1.250 millones de pesos que le fueron entregados en el año 2010 al contratista Mauricio Galofre Amín para que ejecutara una serie de obras de infraestructura vial en el departamento del Cesar.

Galofre, uno de los principales directivos del denominado Grupo Nule, recibió esta suma de dinero como anticipo para la construcción y pavimentación de vías secundarias y terciaras en los municipios de Chiriguarná y San Martín.

Lea tambiénMauricio Galofre, condenado por el 'carrusel de la contratación', quedó en libertad

Sin embargo, para 2012, no se había hecho un centímetro de las mencionadas obras. Debido a esto, la Gobernación del Cesar ordenó la caducidad del contrato No. 14000 del 2009 con la Unión Temporal Sabaneta ante los evidentes atrasos de las obras contratadas.

En la investigación fiscal se determinó que Galofre Amín tuvo disponibilidad absoluta de los recursos girados en la cuenta corriente de la Unión Temporal. El contratista hizo gasto libre de estos recursos para temas personales, como el pago de deudas.

El ente de control fiscal tuvo en cuenta los reportes bancarios entregados por las autoridades competentes, así como los informes de la Gobernación que vislumbraron que la Unión Temporal no contaba con el personal, equipos técnicos o la experiencia para este tipo de obras.

En 2012, los funcionarios de la Gobernación indicaron que pese al pago de un anticipo la empresa contratada no había ejecutado ni el 1% de las obras, representando una afectación al patrimonio y a la calidad de vida de los habitantes quienes necesitaban la construcción de este tipo de vías.

Lea también: El Distrito es el que nos debe $24 mil millones: Miguel Nule

“Tuvo bajo su responsabilidad la administración de recursos públicos que le habían sido entregados en calidad de anticipo, para la ejecución de obras contratadas y su incumplimiento generó el desvió y pérdida de los recursos pagados”, precisó la Contraloría General.

Por estos hechos, el ente de control calificó la conducta del empresario como grave puesto que era consciente de la ilicitud de su conducta y aun así siguió manejando de manera indebida el dinero que se le había entregado.

Después que estallara el escándalo, el contratista nunca respondió por sus acciones. La Gobernación –advierte el fallo fiscal- no recibió la devolución del dinero por lo que se vio obligada a emprender acciones legales con el fin que dicho dinero regresara a sus arcas.

Galofre Amín fue uno de los principales protagonistas del denominado ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá. El empresario –junto a sus socios Manuel, Miguel y Guido Nule- recibió irregularmente millonarios contratos para la realización de obras viales durante la administración de Samuel Moreno Rojas.

Le puede interesar: Alcaldía de Bogotá les exige a los Nule pagar al Distrito más $366.000 millones

El empresario habría utilizado los anticipos para las obras de TransMilenio por la Calle 26 y la reparación de la malla vial para el pago de comisiones, el pago de deudas personales y gastos reservados. Esto generó una grave crisis en la capital de la República por las demoras en la ejecución de estos contratos.

Por estos hechos, la Corte Suprema lo condenó a 13 años de prisión por su responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, cohecho, falsedad en documento público y privado.

En diciembre pasado su nombre estuvo nuevamente involucrado en un escándalo después que un juez le otorgara la libertad por cumplir la mayoría de su condena.