karen.jpg
Suministrada a LA FM
29 Dic 2017 07:45 AM

Joven que asesinó a su hermana Karen Sofía no aceptó cargos, informó Fiscalía

El adolescente, al ser interrogado por parte del juez, no aceptó ninguno de los delitos imputados por la Fiscalía General.
La
Fm

La Fiscalía General formuló imputación de cargos por los delitos de homicidio agravado en concurso con tortura al adolescente de 15 años de edad que asesinó a Karen Sofía Romero, su hermana menor de edad, en el departamento del Putumayo.

Lea aquí: Samuel Romero, padre de la niña Karen Sofía Romero: jamás imaginé esto

Así lo confirmó a LA FM el director seccional de Fiscalías del Caquetá, Andrés Fernando Calle, quien argumentó que todas las pruebas conllevaron a los investigadores a formular la respectiva imputación por estos dos delitos.

El fiscal Calle también reportó que al ser interrogado por parte del juez el adolescente no aceptó ninguno de los delitos imputados por la Fiscalía General.

“No, en la audiencia no hubo aceptación de cargos y eso quiere decir que la investigación continúa y en atención a esto formuló imputación contra este menor por el delito de homicidio agravado en concurso con tortura“, dijo el fiscal Calle.

De igual forma, señaló que la Fiscalía no descarta la posibilidad de imputarle cargos por feminicidio a este joven, de existir méritos y elementos probatorios suficientes.

Asimismo, sostuvo que en atención a los hechos acontecidos y según contempla la legislación colombiana, este menor se podría exponer a una pena que oscila entre los dos y los ocho años de detención especial.

No obstante, explicó que el adolescente, una vez cumpla la mayoría de edad, no sería trasladado a una cárcel común, sino que seguirá recluido en una centro especial de detención para menores.

“No, la ley prevé que este adolescente deberá continuar con su sanción en un centro de reclusión especial de menores, pero no en cárcel para adultos”, dijo.

Agregó que la familia de Karen Sofia Romero está recibiendo permanente asistencia y atención especializada por parte de psicólogos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, luego del atroz caso del que fueron protagonistas dos de sus hijos menores de edad en calidad de víctima y victimario.