000_LP7T9-1.jpg
AFP/En la imagen Kim Jong-Nam, hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-Un
21 Feb 2017 11:57 PM

Policía de Malasia: sospechosas de asesinar a norcoreano sabían que usaban veneno

Las dos mujeres detenidas por el asesinato en Kuala Lumpur del hermanastro del líder norcoreano sabían que usaron veneno, indicó este miércoles la policía malasia, que quiere interrogar a un diplomático norcoreano en el marco de la investigación.
La
Fm

"Sí, por supuesto que sabían", dijo Khalid Abu Bakar cuando un reportero le preguntó si las mujeres sabían que llevaban una sustancia tóxica cuando se acercaron a Kim Jong-Nam, hermanastro de Kim Jong-Un. Informes anteriores evocaban la posibilidad de que hubiesen actuado engañadas.

"Pienso que vieron el video ¿no es cierto? La mujer que se aleja hacia los baños con las manos hacia adelante, era perfectamente consciente de que era tóxico y que debía lavarse las manos", agregó.

Khalid agregó que las dos sospechosas, la vietnamita Doan Thi Huong, de 28 años, y la indonesia Siti Aishah, de 25, habían sido entrenadas para el ataque.

La policía indonesia había asegurado la semana pasada que Aishah había sido engañada por desconocidos que le habían hecho creer que participaba en un juego para la televisión, de tipo "cámara oculta", cuyo objetivo era rociar la cara de la víctima con un líquido inofensivo.

Una de las tres personas que la policía quiere interrogar es un miembro de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur y otra trabaja para una aerolínea norcoreana, dijo el jefe de la policía.

"Le escribimos al embajador para obtener la autorización de interrogar a ambos. Esperamos que la embajada norcoreana coopere con nosotros y nos permita interrogarlos rápidamente. De lo contrario, los vamos a obligar a venir a vernos", agregó el jefe de la policía malasia.

Kim Jong-nam, de 45 años, fue atacado el lunes por dos mujeres que supuestamente le rociaron la cara con líquido cuando se disponía a embarcar para Macao. Falleció poco después mientras era trasladado al hospital.

Desde entonces, la investigación del caso, digna de una novela de espionaje, ha dado lugar a una escalada de tensiones en las relaciones bilaterales entre Malasia y Corea del Norte.