Silvio Báez obispo nicaragua
AFP
23 Abr 2019 04:39 PM

Obispo Silvio Báez, crítico de Daniel Ortega, tuvo que salir de Nicaragua

El papa Francisco decidió trasladar a Báez al Vaticano tras conocerse que había sido víctima de amenazas de muerte.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, pidió que haya justicia en la atribulada Nicaragua, al dejar el martes su cargo para trasladarse a Roma luego de recibir amenazas de muerte.

Báez, un acérrimo crítico del gobierno de Daniel Ortega, expresó antes de viajar su deseo de que Nicaragua "un día llegue a tener una sociedad fundada en la justicia social de donde brote la paz verdadera, donde la pluralidad ideológica no sea un delito".

El religioso, vestido de traje negro, fue despedido en el aeropuerto por un grupo de fieles que lo abrazaban y tomaban fotos, mientras una banda filarmónica entonaba la canción "Amigo", del brasileño Roberto Carlos.

Lea también: El papa pide por Venezuela y Nicaragua en el Domingo de Resurrección

"Me siento triste, llevo el corazón hecho pedazos por el dolor de dejar Nicaragua, pero voy sereno y en paz sabiendo que estoy siempre disponible a de servir a Dios y a la iglesia", dijo Báez.

El religioso, uno de los más activos en redes sociales, dijo en Twitter: "Los llevo en mi corazón y en mis oraciones! ¡Que el Señor los bendiga y bendiga a Nicaragua!" 

 

El papa Francisco decidió trasladar a Báez al Vaticano tras conocerse que había sido víctima de amenazas de muerte, aunque en algunos círculos políticos, su salida es considerada una forma de exilio para uno de los más duros críticos del gobierno.

Sus críticas se hicieron más visibles tras el estallido de las protestas antigubernamentales de abril del año pasado, cuya represión deja más de 325 muertos, cientos de encarcelados y 62.000 exiliados.

Le puede interesar: Nicaragua: Agonía de la Democracia

"Mi corazón esta muy dolido por la gente que ha sufrido, por los muertos, reprimidos" dijo Báez.

Báez también se refirió a centenares de detenidos por protestar como "mis hermanos" que están presos por razones políticas y una de "las heridas más grandes después de las muertes a causa de la represión". 

El religioso también se marcho con la esperanza que el diálogo que sostiene el gobierno con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) "pueda ir adelante (...) es la única salida pacífica". 

Las negociaciones están suspendidas desde el 3 de abril, luego de que las partes no lograron consenso en temas clave de justicia y democracia, incluyendo el anticipo de las elecciones del 2021.

"Él va a regresar mas temprano que tarde", dijo el miembro de la ACJD, Juan Sebastián Chamorro, quien llegó al aeropuerto a despedirlo y agradeció las palabras de Báez hacia esa diversa alianza opositora.