Almagro inicia la aplicación de la Carta Democrática de la OEA a Nicaragua.
Almagro inicia la aplicación de la Carta Democrática de la OEA a Nicaragua.
AFP
10 Jun 2019 03:52 PM

Nicaragua libera presos políticos con acompañamiento de la Cruz Roja

Un opositor liberado asegura que ahora su cárcel es su país.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

El gobierno de Nicaragua liberó a 50 opositores detenidos por participar en las protestas contra el presidente Daniel Ortega, tras la aprobación de una polémica ley de amnistía que también ampara a los responsables de la represión a los manifestantes.

El Ministerio de Gobernación indicó en un comunicado que, en cumplimiento de la nueva norma, que entró en vigor este lunes, puso "en libertad a 50 personas por delitos contra la seguridad común y tranquilidad pública, y continúa preparando la liberación de presos por estos delitos".

Los beneficiados con la liberación habían sido encarcelados por participar en las protestas que estallaron el 18 de abril de 2018 contra Ortega, cuya represión dejó al menos 325 muertos, cientos de encarcelados y 62.500 exiliados, según organismos humanitarios.

En contexto: Gobierno de Nicaragua excarcela a 50 opositores más

Tras la liberación, las personas fueron entregadas a sus familiares con un acta en la que se lee: "ha sido puesto en libertad por la ley de Amnistía", según divulgaron en redes sociales sus familiares.

La liberación se produce después que el parlamento, de mayoría oficialista, aprobara la cuestionada ley de amnistía, que concede perdón "a todas las personas que han participado en los sucesos acaecidos en todo el territorio nacional a partir de abril de 2018 hasta la fecha".

Organismos de derechos humanos y familiares de las víctimas rechazan la nueva normativa porque evita que los responsables de la muerte o represión de sus parientes sean juzgados.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo por medio de un comunicado que estuvo presente durante la liberación  y reiteró "su disposición para facilitar la liberación" de las restantes personas privadas de libertad.

La nueva cárcel 

El opositor Hanssel Vázquez dijo aún sentirse preso pese a su liberación este lunes en Nicaragua bajo una ley de amnistía que le impide protestar, tras haber sido secuestrado, golpeado y condenado por manifestar contra el Gobierno de Daniel Ortega.

"Estoy alegre de volver a casa con mi familia y decepcionado" por salir con una amnistía "que los presos políticos no requeríamos porque no somos delincuentes", dijo Vázquez al regresar a su casa en Villa Reconciliación, en Managua.

Vázquez, un periodista de 27 años de edad, es uno de los primeros 50 opositores beneficiados con una ley de amnistía que entró en vigor este mismo lunes tras su aprobación parlamentaria, en un país enfrascado en una profunda crisis desde que estallaron las protestas antigubernamentales el 18 de abril de 2018.

Lea también: Gobierno de Nicaragua presenta propuestas para atender a víctimas de protestas

Asimismo, ley exime de juicios a los responsables de la represión que causaron, según grupos humanitarios, al menos 325 muertos, en su mayoría civiles, cientos de detenidos y el exilio forzado de 62.000 personas.

"El pueblo de Nicaragua no puede perdonar las muertes, los desaparecidos, los ataques de los paramilitares aunque estén amparados en una amnistía. Este dictador no puede ser perdonado nunca", afirma Vázquez, quien salió de prisión con 30 kg menos.

Estuvo once meses detenido, primero en la cárcel El Chipote de la Policía de Managua, un antiguo centro de torturas, y luego en el penal La Modelo donde fueron recluidos los disidentes del Gobierno.

"Fuimos atrapados por paramilitares" en julio pasado la ciudad de Nindirí y luego trasladados a una estación de Policía "donde recibí una golpiza que jamás voy a olvidar en mi vida", contó Vázquez, quien trabajó como periodista en un canal oficialista antes que estallaran las manifestaciones contra el gobierno.

En la estación "nos amarraron, patearon y golpearon con mansa bolos (bastones), nos preguntaban dónde estaban las armas y no teníamos idea cómo responder porque nuestra lucha siempre fue cívica y pacífica", anotó.