30 Abr 2016 11:11 AM

Más de 2.400 personas han muerto en Siria desde el inicio del alto el fuego

Este viernes comenzó en Siria una nueva tregua, acordada por Rusia y EE.UU., en la provincia de Latakia y en la afueras de Damasco.
Al menos 2.407 personas han muerto en Siria en las regiones donde se aplicó el alto el fuego, desde su comienzo el 27 de febrero hasta la madrugada de este sábado, según el recuento anunciado hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
 
Entre los fallecidos figuran un total de 682 civiles, que murieron por disparos de francotiradores y por proyectiles disparados por el Frente al Nusra -la filial de Al Qaeda en Siria- y otras facciones rebeldes en las provincia septentrional de Alepo, además de otras zonas del país.
 
Asimismo, también perecieron por ataques de aviones de combate y helicópteros no identificados y también del régimen sirio.
 
El Observatorio también documentó la muerte de 702 efectivos del Gobierno sirio y milicias leales, 71 miembros de las fuerzas de seguridad kurdosirias Asayish, la milicia Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y las Fuerzas de Siria Democrática -integrada por kurdos y árabes-.
 
Asimismo, también murieron al menos 465 combatientes rebeldes e islamistas en ataques aéreos del régimen sirio y enfrentamientos.
 
El resto de los fallecidos son miembros del Frente al Nusra y otras brigadas insurgentes e islamistas y milicianos kurdos.
 
Además, durante el periodo de la tregua, al menos 3.186 personas perdieron la vida en áreas donde no se aplicó esta medida, y en las que actúa el grupo terrorista Estado Islámico (EI), como las provincias de Al Raqa (este), Alepo, Al Hasaka, Deir al Zur (este), Damasco y su periferia, Homs, Hama y otras zonas.
 
Entre esos fallecidos se encuentran 380 civiles, 926 efectivos leales al régimen sirio y milicias afines, 1.298 combatientes del EI y el resto, miembros de otras facciones rebeldes e islamistas, y milicianos kurdos.
 
Por otra parte, la pasada medianoche comenzó en Siria una nueva tregua, acordada por Rusia y EEUU, en la provincia de Latakia y en la afueras de Damasco, en un intento de reducir la violencia en Siria, aunque está excluido el foco más caliente, la ciudad de Alepo.
Fuente
Sistema Integrado Digital