lula-afp1.jpg
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva / Foto de AFP
9 Abr 2018 05:54 AM

Adolfo Pérez Esquivel busca nominar a Lula al Nobel de Paz

El expresidente de Brasil fue detenido en el marco de un caso de corrupción que lo puso tras las rejas.
La
Fm

El Premio Nobel de la Paz de Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, comenzó una campaña para nominar al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, como candidato para obtener el Premio Nobel de Paz.

A través de una compaña por la plataforma Change.org, el defensor de derechos humanos argentino busca presentar a Lula da Silva ante el Comité del Nobel Noruego.

El premio Nobel de Paz de 1980 manifestó a través de un comunicado que "el gobierno de Lula fue una construcción democrática y participativa con medios no-violentos que elevó el nivel de vida de la población y dio esperanzas a los sectores más necesitados. El mundo reconoce que hubo un antes y un después en la historia del desigual Brasil luego de las dos presidencias de Luiz Inácio Da Silva".

Lula se entregó el sábado a la Policía Federal de su país luego de negociar los términos de su aprehensión. El exmandatario comenzará a purgar una condena de 12 años y un mes por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la investigación de Lava Jato.

Lula, en prisión

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, recluido desde el sábado en una celda en Curitiba para cumplir la pena a 12 años de prisión a que fue condenado por corrupción, está bien pero indignado por su situación, dijo su abogado tras visitarlo en la prisión.

"Está bien aunque indignado con esa situación", afirmó el abogado Cristiano Zanin, uno de los miembros de su equipo de defensa, en un vídeo divulgado por el Partido de los Trabajadores (PT) y que grabó poco después de reunirse con el exgobernante en su celda en la sede de la Policía Federal de la sureña ciudad de Curitiba.

Zanin ha sido hasta ahora la única persona, fuera de carceleros y policías, con la que el considerado líder más carismático en la historia de Brasil ha tenido contacto desde que se entregó a la Policía en Sao Paulo y fue trasladado a Curitiba.

Pese a que numerosos dirigentes políticos se han concentrado en Curitiba para presionar por la liberación del actual líder de todos los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre, por ahora Lula solo podrá recibir la visita de sus abogados.

Según Zanin, la indignación del antiguo dirigente sindical obedece a que considera totalmente injusto tanto el juicio en que fue condenado como la orden de prisión dictada el jueves para que comience a cumplir la pena.

"Evidentemente la prisión fue ordenada sin fundamentos jurídicos, bien sea porque fue condenado sin base legal o porque la Constitución no admite la anticipación del cumplimiento de la pena", dijo el abogado, que se negó a hablar con la prensa al salir de la edificación policial, pero grabó el vídeo pocos minutos después en el taxi que abordó.

Al abogado agregó que la defensa seguirá con las "medidas jurídicas posibles para intentar revertir la prisión", que incluyen recursos ante el Tribunal Superior de Justicia y ante la propia Corte Suprema, que el próximo miércoles puede analizar un recurso que puede favorecer al expresidente.

"Tenemos la expectativa de que en un futuro próximo podremos revertir la prisión", agregó el abogado al decirse optimista sobre la posibilidad de que la Justicia ordene la liberación de Lula.

La presidenta del Partido de los Trabajadores, senadora Gleisi Hoffmann, igualmente dijo que, pese a que no fue autorizada a visitarlo, supo por su abogado que Lula está bien. "Conversé con el doctor Zanin y me dijo que todo salió muy bien el sábado (tras la entrega de Lula a la Policía) y que el presidente llegó bien aquí; que fue bien tratado, fue respetado. Llegó cansado, obviamente, porque llevaba dos días casi sin dormir. Me dijo que Lula fue recluido en unas instalaciones dignas y que está bien. Tranquilo pero cansado", dijo.

Agregó que el PT está negociando con la Justicia la posibilidad de que el expresidente pueda recibir visitas de políticos. "Senadores y diputados tienen representatividad pública y tendrían derecho a visitar a Lula, que también es una figura pública. Por eso estamos analizando eso con la Policía y nuestros abogados", dijo.

Agregó que el próximo martes llegarán a Curitiba los gobernadores de varios estados del nordeste de Brasil que también quieren visitar a Lula y que reforzarán el campamento que el PT montó a unas dos calles de la edificación policial para hacer una vigilia hasta la liberación de su líder.

"Ya están siendo programadas hasta visitas de líderes internacionales", según un comunicado del PT. "Hasta el día en el que Lula sea liberado, miles de personas pasarán todos los días por un lugar que se convertirá en el marco de peregrinación para todas las personas de Brasil y del mundo que luchan por justicia, democracia y respeto a los derechos fundamentales", agrega el comunicado.

Tras casi 48 horas acuartelado en el sindicato en el que inició su carrera política y 26 horas desde que concluyó el plazo que le había dado la Justicia para presentarse, el antiguo líder sindical se entregó a la Policía en la noche del sábado. Esta es la primera vez en la historia de Brasil en que un expresidente es encarcelado por un delito común, pues otros han sido apresados pero por motivos políticos.

Con información de Anadolu y EFE