Israel amenaza con no apoyar el Giro de Italia por la manera de referirse a Jerusalén

Foto: Foto del Giro de Italia, ruta 2018

El gobierno israelí se molestó por la mención hecha durante el lanzamiento de la edición 101 de la grande del ciclismo mundial.

El gobierno israelí amenazó con no colaborar con los organizadores del Giro de Italia luego de que estos se refirieran a “Jerusalén Oeste” como ciudad de salida de su edición de 2018. “En Jerusalén, la capital de Israel, no hay este u oeste. Solo hay un único Jerusalén unificado”, afirmaron el ministro de Deportes israelí, Miri Regev, y el de Turismo, Yariv Levin.

Los ministros reprochan a los organizadores del Giro de “ruptura de los acuerdos con el gobierno israelí” durante el anuncio del recorrido de la 101ª edición de la carrera, que tuvo lugar el miércoles en Milán. “Si la denominación no cambia, el gobierno israelí no será colaborador del evento”, añadieron los ministros en un comunicado.

Por primera vez, el Giro de Italia comenzará fuera de Europa, con un prólogo previsto el 4 de mayo de 2018 en las calles de la parte oeste de Jerusalén, alrededor de lugares simbólicos de la Ciudad Santa. Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad, está ocupada por Israel desde 1967 y fue anexada en 1980 por el Estado hebreo, que proclamó toda la ciudad como su capital indivisible.

La anexión de Jerusalén Este por Israel no está reconocida por la ONU. Los palestinos quieren hacer de la parte oriental de la ciudad la capital del Estado independiente al que aspiran.

Consulte aquí: Froome confirma su presencia en el Giro e intentará doblete con Tour

La 101 edición del Giro de Italia, que se correrá del 4 al 27 de mayo de 2018, tendrá un comienzo inédito al salir de Israel, pasará por subidas emblemáticas de la península italiana y cambiará el habitual final en Milán por la capital, Roma. El trayecto del nuevo Giro fue presentado este miércoles en Milán en un evento en el que participaron grandes leyendas del reciente pasado y del presente del ciclismo, como el español Alberto Contador, el vigente campeón, el belga Tom Dumoulin, y los también italianos Vincenzo Nibali y Fabio Aru.

El acto tuvo como sorpresa final un vídeo del británico Chris Froome, cuatro veces ganador del Tour de Francia, que acabó con las conjeturas de los últimos días y confirmó su participación en el próximo Giro. Los organizadores de la 101 edición de la “Carrera rosa” eligieron una sede inédita para abrir la contienda y los corredores saldrán de Jerusalén, en Israel, por primera vez fuera de los confines europeos en la historia de las grandes vueltas.

La del 4 de mayo será la salida en la ciudad más sureña de la historia del Giro de Italia y dará comienzo a tres etapas en línea que en el papel deberían favorecer a los velocistas. De allí, tras un día de descanso, los corredores se trasladarán a la isla italiana de Sicilia para otras tres etapas que tendrán su punto de máximo interés en la subida al volcán Etna, con llegada en alto a los 1736 metros de altitud.

Los ciclistas ya subieron al Etna en la pasada edición, pero este año pasarán por un costado inédito del volcán, que sorprendió hasta al siciliano Nibali, según reconoció él mismo al comentar la etapa. El comienzo del Giro 2018 presenta un recorrido particularmente montañoso, ya que los corredores también ascenderán el Montevergine, una subida de casi 15 kilómetros que les llevará a 1260 metros de altitud (8a etapa) y al Gran Sasso, con llegada a 2135 metros de altitud (9a etapa).

La última subida mencionada, con pendiente máxima del 13 % conlleva un importante significado simbólico para la historia del ciclismo, al ser el monte en el que conquistó una gran victoria el italiano Marco Pantani en 1999. Y de hecho el Giro 2018 recorrerá la península y tocará zonas particularmente emocionantes, como el paso por la localidad de Filottrano, la ciudad de Michele Scarponi, fallecido en un accidente de tráfico el 22 abril de este año.

Habrá espacio además por una subida histórica al monte Zoncolan, por el que no se pasaba desde hace 15 años: se trata de 10 kilómetros de gran intensidad, con una pendiente que llega hasta el 22 % en el último tramo. De allí, los corredores protagonizarán la segunda y última prueba contrarreloj, en la 16a etapa, entre Trento y Rovereto, antes de lanzarse a por tres etapas de gran desgaste físico y favorables a los escaladores.

En la 18a etapa se pasará por Prato Nevoso (1607 metros), en la 19a se subirá a la Cima Coppi de esta edición, el Colle delle Finestre (2178 metros), y en la 20a los corredores pelearán en Cervinia (2001 metros). Al finalizar esa etapa, habrá un rápido traslado a Roma para concluir la contienda con una prueba en línea de 118 kilómetros que terminará coronando al heredero de Dumoulin como campeón de la “Carrera rosa”.