Pornografía
AFP
20 Dic 2019 09:18 AM

Estudio revela los devastadores efectos de consumir pornografía en exceso

Desde la aparición de internet, el consumo pornográfico se ha disparado hasta niveles inimaginables.
Vanesa
Peralta

Desde la aparición de internet, el consumo pornográfico se ha disparado hasta niveles inimaginables. Por ejemplo, en 2019 la web de porno gratuito más grande de la red, Pornhub recibió más de 42 mil millones de visitas, eso significa que cerca de 115 millones de personas entraron a ver su contenido diariamente. 

Al respecto, la ciencia se apresta a investigar ese fenómeno y qué consecuencias puede traer el consumo excesivo para la salud humana.  

Un estudio publicado por The Conversation reveló que entre las consecuencias más alarmantes está la disfunción eréctil y la depresión. “De la misma manera, el grado de satisfacción con la relación y el compromiso con la pareja también pueden verse afectados”.  

“Las características de los videos pornográficos disparan la plasticidad (capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse luego de una experiencia determinada), la cual, combinada con la accesibilidad y el anonimato que da el porno, convierte a los usuarios en sujetos extremadamente vulnerables a sus efectos hiperestimulantes”, indica el estudio. 

El diseño evolutivo hace posible que el cerebro responda a la estimulación sexual liberando dopamina, un neurotransmisor que actúa también en la programación de recuerdos e información en el cerebro. Esto significa que cuando el cuerpo quiere, por ejemplo, comida o sexo, el cerebro recuerda lo que debe hacer para obtener el mismo placer que en ocasiones anteriores. 

Así las cosas, el estudio indica que cuando se consume pornografía, “en lugar de dirigirse a su pareja para lograr una realización o gratificación sexual, los consumidores habituales de porno recurren a su teléfono u ordenador cuando el deseo llama a su puerta. Además, las explosiones de placer y recompensa, cuando son antinaturales, generan potentes niveles también antinaturales de habituación en el cerebro”.  

Al ser antinatural la secreción de los altos niveles de dopamina, esto puede deteriorar el sistema de recompensa de la dopamina e inutilizarlo de cara a fuentes de placer naturales. Esto significa que los habituales consumidores de pornografía experimentan dificultades para excitarse en compañía de su pareja. 

Por otra parte, los resultados del estudio arrojan que los consumidores de pornografía manifiestan más síntomas depresivos, una menor calidad de vida y una salud mental más pobre que aquellos que no ven porno. 

Lea también: Primera imagen de un enorme agujero negro, el "descubrimiento del año"

Otro de los hallazgos concluyentes del estudio es que al elevar el consumo de porno en un sujeto la activación cerebral era menos intensa al exponerlo a imágenes pornográficas convencionales, lo cual explica por qué los usuarios tienden a explorar gradualmente tipos de pornografía cada vez más alejados de lo habitual. 

El anterior resultado es preocupante, ya que según las estadísticas de Pornhub el sexo convencional cada vez interesa menos a los consumidores, que lo sustituyen por temáticas como el incesto o la violencia. Este dato podría recabar en generar más episodios violentos. 

“Algunos científicos atribuyen esta relación a la actividad de las neuronas espejo, cuyo nombre no podría ser más acertado: se trata de unas células cerebrales que se activan cuando el individuo lleva a cabo una acción, pero también cuando observa esa misma acción elaborada por otra persona”, agrega el estudio. 

Si usted es consumidor habitual de porno, tenga en cuenta estos efectos realmente nocivos para su salud mental y física.  

Cabe destacar, que Estados Unidos fue el mayor consumidor de porno a escala mundial, seguido por el Reino Unido en el segundo lugar e India en el tercer puesto. Colombia no aparece dentro de los 20 primeros puestos, aunque por Latinoamérica resalta Brasil y Argentina. 

Fuente
Sistema Integrado Digital