Los protagonistas de la última temporada de Sr. Ávila
Los protagonistas de la última temporada de Sr. Ávila
Foto suministrada al Sistema Integrado Digital
13 Ago 2018 10:46 AM

Sr. Ávila: la cuarta y última temporada está por comenzar

A partir del 29 de agosto, la serie ganadora de Emmy Internacional, protagonizada por Tony Dalton, Michel Brown y Camila Selser, regresa.
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

A partir del 29 de agosto, después de las 7:00 p.m., la serie ganadora de un Emmy Internacional, protagonizada por Tony Dalton, Michel Brown y Camila Selser, entre otros, regresa para poner fin. A la muerte también le llega su hora.

A la muerte también le llega su hora y para Roberto Ávila todo está por resolverse. HBO muestra un vistazo a lo que está por ocurrir en la temporada final de Sr. Ávila, que se estrenará a partir del próximo domingo 29 de julio a las 7:00 p.m. por HBO.

Protagonizada por Tony Dalton, Carlos Aragón, Camila Selser y Michel Brown, esta cuarta temporada resolverá la historia de Sr. Ávila, serie que se ha posicionado como una historia icónica de los 15 años de producción de HBO en América Latina y en México y que se ha ganado el reconocimiento mundial con varios premios, incluyendo un Emmy Internacional.

Con producción ejecutiva de Luis F. Peraza, Roberto Ríos y Paul Drago, la cuarta y última entrega de Sr. Ávila tuvo la dirección general de Fernando Rovzar, quien se une como guionista a Walter y Marcelo Slavich.

Michel Brown, protagonista de la serie Sr Ávila

Michel, ¿qué ha significado participar en esta serie?

Michel Brown: Tenía mucho deseo de trabajar en Sr. Ávila. Conozco a Tony hace muchos años y vi lo que pasó con él como actor y como persona, que es lo que sucede cuando trabajas en una serie de este calibre, donde hay libertades que no hay en otros proyectos, un guión sólido y un equipo que te respalda, en donde seguramente el resultado va a ser muy bueno.

Sumado a eso me encontré a Molina, un personaje delicioso, con muchas capas, mucha tela de donde cortar, completamente atípico a lo que yo venía haciendo si miramos hacia atrás y con la posibilidad de divertirme como un enano. Es este sicópata que adora este letargo entre la vida y la muerte y que si lo ves venir podría parecer cualquier cosa menos un asesino de calibre del que es. Y trabajar de la mano de HBO y de Lemon, en donde las cosas se hacen con cariño, con tiempo y la idea es buscar un buen resultado final y no correr para terminar.

Michel fue de los últimos en integrarse a la serie. ¿Satisfecho con el personaje?

MB: Sí, muy muy contento. De hecho empezamos en la tercera temporada haciendo dos capítulos con un asesino que hacía las cosas muy bien y ejecutaba de manera muy diferente y de repente me encontré con una cuarta temporada en la que el personaje se desarrolla mucho más y Ávila encuentra un aliado para poder hacer su gran último plan. Muy contento y con un equipo que hizo que Molina se convirtiera en el gran personaje en el que se convirtió. Creo que a partir de este personaje van a suceder muchas otras cosas.

Una de las características más celebradas de Sr. Ávila es la calidad de la producción. ¿Cómo fue el reto de mantener esa calidad a lo largo de cuatro temporadas?

PD: Nosotros en HBO tenemos una manera de pensar y de operar, que es que cada miembro de nuestro equipo y con quienes nos asociamos -productores y talento- tenemos el mismo chip en la cabeza de que lo que hicimos ayer fue ayer, aunque haya salido increíble, pero lo que vamos a hacer mañana siempre lo queremos hacer mejor de lo que hicimos ayer.

En el caso de Sr. Ávila hicimos la primera temporada en HD, de repente llegamos con el guión de la segunda que era más ambiciosa y empezamos a traer recursos técnicos para que nuestro director y el director de fotografía empezara a tener herramientas que sumaran a su historia, desde espacios de color más grandes, chips más grandes para las cámaras, para tener mayor cantidad de información, son algunos detalles que a lo mejor no los conoce el público pero que cuando ves la suma de todos los elementos dan un mejor resultado. Claro, no quiere decir que todo sea a base de dinero, no va por ahí. La prueba es que llegó la tercera temporada y ganamos un Emmy. Nos alimentamos de estas ganas constantes de hacerlo siempre mejor.

Michel, ¿qué lleva de Molina a casa, después de participar en esta producción?

MB: A casa muy poquito, espero (risas). No, fuera de broma, me llevo el placer de habérmelo encontrado en el camino; creo que nosotros los actores pocas veces nos encontramos con personajes con tantas capas y tan siniestros como Molina y me llevo ese placer, el gusto de poder sentarme con amigos actores en una mesa a tomar un vino y cuando cuente anécdotas decir “yo tengo una muy buena y se llama Molina”.

Paul, ¿cómo se siente de llegar a esta última temporada como el brazo derecho de Sr. Ávila?

PD: Para nosotros desde HBO ha sido un honor increíble. Diez años de trabajo en un proyecto que empieza en una conversación, luego es el proceso de los guiones, a conocer a Billy y a Fernando de Lemon Films y empezar a tejer esta trama y cómo armar ese puzzle. Nuestra expectativa siempre es ser pioneros, no nada más en la producción original, pero todo lo que conlleva la producción, como la tecnología, por eso siempre estamos investigando también cómo está la mesa, qué herramientas nuevas podemos traer a la mesa, y ver las posibilidades que no se nos hayan podido ocurrir antes y abrir esa conversación con el talento.

Con esto empiezas a ver los resultados. Primera temporada, segunda temporada, tercera temporada, y luego te ganas un Emmy. Y ahí es cuando piensas ¿ahora qué hacemos con la cuarta para hacerlo todavía mejor que la tercera? Es una responsabilidad gigante que tenemos para los fans de Ávila y a la gente que ha trabajado tantos años, de poderles dar un cierre como se merece. Somos muy afortunados.

Michel ¿qué piensa de esta recta final?

MB: Me tocó una muy buena recta. Sucede algo en particular en esta cuarta y última temporada. He visto que en las temporadas pasadas, donde generalmente en cada capítulo es un caso y ahora sucede algo muy diferente, que es que empieza a trabajar cada uno en su propio caso y a trabajar en sus propios demonios y a tratar de limpiar un poco esto para ver si ven un poquito de luz al final del túnel. Me tocó ser parte de este gran proyecto con un personaje lleno de capas maravillosas, que yo digo que es como un ángel y un demonio a la vez y un amante de este letargo entre la vida y la muerte, un amante del arte y de la música clásica y que conjuga eso con la manera que tiene de torturar a sus víctimas. Como actor, creo que son de los personajes que uno espera que le suceda una vez en la vida.

Fuente
Sistema Integrado Digital