Jennifer-leibovici.jpg
Jennifer Leibovici / Instagram @jenniferleibo
3 Abr 2018 01:16 PM

Jennifer Leibovici recibió ataques en Twitter por comentario contra motociclistas

La actriz respondió de forma educada ante la lluvia de insultos que recibió por una publicación realizada.
La
Fm

La libertad de expresión se ve limitada actualmente en redes sociales por la intolerancia que existe de parte de varios usuarios.

La última víctima de fuertes críticas es la actriz Jennifer Leibovici, quien realizó una publicación en su cuenta de Twitter sobre la imprudencia de algunos motociclistas que transitan sin cuidado.

Todo comenzó cuando subió una fotografía en la que se pueden ver varios motociclistas frente al auto en el que va viajando ella. Al tomar la foto, decidió compartirla con sus seguidores y acompañarla con el pie de foto: “Plagas” junto a un emoji de una moto.

En poco tiempo la publicación se difundió y llegó a manos de muchas personas que mostraron su inconformidad frente al mensaje que había puesto la artista.

Varias personas decidieron atacar a Leibovici con fuertes comentarios negativos acerca de su actitud frente a esta situación de tránsito.

Al ver tantos comentarios negativos, la actriz decidió tomar cartas sobre el asunto y pronunciarse con el siguiente mensaje:

“Para todos los que lloraron, insultaron, sacaron la ira contenida, las garras y el odio, aclaro. Me refiero a la cantidad de motos y motociclistas imprudentes que hay. En la foto está claro que se metieron por todos lados sin respetar”.

Finalmente, minutos después decidió pedir disculpas por haberse expresado de la manera incorrecta frente a un problema que se puede manejar de otra forma.

“No voy a borrar el twitt. Lo escribí y fue sin ánimo de ofender a nadie directamente y me expresé mal. Lo he dicho. Ahora las motos son como una plaga. No respetan carriles, se atraviesan, se meten imprudentemente por todos lados. Lo acepto, estuvo mal expresarlo así. Lo siento.”, afirmó la colombiana.

Tras este acto recibió varios comentarios de apoyo por el buen acto que tuvo al aceptar un error que puede cometer cualquiera.