Jamie Lee Curtis
La actriz estadounidense Jamie Lee Curtis asiste al estreno de "Halloween" en el Teatro Chino TCL en Los Ángeles, California (2018).
Foto: VALERIE MACON / AFP
25 Oct 2018 08:57 AM

Jamie Lee Curtis recuerda su adicción secreta a los opiáceos

La actriz se confesó sobre la adicción que desarrolló a finales de los 80', y que la mantuvo sumergida en un círculo vicioso por diez años.
Julieth Castaño
Julieth
Castaño
@LaMamba11

Cuarenta años después de haber hecho su debut en el cine con Halloween (1978)  la actriz Jamie Lee Curtis regresa como parte del elenco de la nueva entrega de la saga retomando su papel de 'Laurie Strode', quien tras haber logrado escapar de la masacre de Halloween en 1978 cuando apenas era una adolescente y quedando completamente traumatizada,  ahora siendo una mujer madura deberá confrontar cara a cara y de manera determinante al macabro asesino Michael Myers, luego de enterarse que ha huido del manicomio donde estuvo encerrado todos estos años. 

Halloween 2018, que se estrenó el pasado 19 de octubre en Estados Unidos ha sido todo un éxito en taquilla, lo que ha puesto nuevamente en la mira de los medios a Jamie Lee Curtis, quien en los últimos años ha estado más dedicada a las series que a las películas. 

Lea también: Top 5 de películas de terror para ver en Halloween

La actriz de 59 años no ha parado de dar entrevistas en torno a 'Halloween 2018', y precisamente en una de ellas sorprendió con una confesión muy íntima que sus seguidores no se esperaban. A finales de la década de los 80', Curtis luchó contra una adicción secreta a los opiáceos. 

Durante una entrevista con la revista People, la intérprete expresó que "le recetaron opiáceos por primera vez en 1989 después de una cirugía", y desarrolló casi que una obsesión inmediata por los analgésicos, motivo que la llevó a consumirlos durante los diez años siguientes. "Engañé a muchas personas, nadie sabía sobre mi adicción". 

Asegura que hacía todo lo posible "por conseguir las píldoras, se las robaba a sus amigos, familiares y en especial a su hermana mayor 'Kelly', quien fue la primera persona en enterarse de su problema en 1998". Jamie Lee Curtis estaba sumida en un camino de perdición, casi que repitiendo un ciclo familiar, pues su padre, Tony Curtis era adicto al alcohol, la heroína y la cocaína; mientras que su hermanastro Nicholas, falleció en 1994 por una sobredosis de heroína. 

En 1999 decidió era ya era suficiente y debía recuperarse. Decidió confesarse sobre su adicción con su esposo Christopher Guest, con quien tiene dos hijos: Annie y Tom. Posteriormente comenzó su proceso de rehabilitación. 

"Estoy rompiendo el ciclo que básicamente ha destruido las vidas de varias generaciones en mi familia... Mantenerme sobria sigue siendo mi mayor logro,  más grande que mi esposo,  que mis dos hijos y más grande que cualquier trabajo, éxito o fracaso", concluyó la actriz. 

Fuente
Sistema Integrado Digital