James-Marsden.jpg
James Marsden, Teddy Flood en la serie Westworld de HBO / Foto suministrada a LA FM
3 Mayo 2018 04:48 AM

Charla con James Marsden, Teddy Flood en Westworld, la nueva Game of Thrones de HBO

La historia ha contado con una crítica positiva por las imágenes, la historia y las actuaciones. Entrevista.
La
Fm

P: ¿Dónde encontramos a Teddy en el inicio de la segunda temporada?

JM: Bueno, hay muchas sorpresas. Hay algunas imágenes en el tráiler que son sorpresas, pero las grandes, las tenemos un poco más escondidas. Y Teddy es parte de algunas de las sorpresas. Creo que en la primera temporada presentamos todo el contexto. Presentamos a los personajes y su mundo, y ahora es momento de abrir las compuertas. Y, ya saben, de soltarlos. Va a ser mucho para Teddy, va a tener que ponerse a tono rápidamente. Fue el último en despertarse. Su despertar llegó un poco tarde, y vuelvo siempre a la misma analogía (no es que sea una gran analogía): nos dan un piano de emociones con 88 teclas y al comienzo de la primera temporada tocábamos con palitos chinos en el centro. Luego Evan (Rachel Wood) y Thandie (Newton) comienzan a abrirse y en cierto modo se sorprenden con las notas nuevas. Teddy todavía sigue un poco en el centro.

Pero luego, muy rápidamente, accede a todas las teclas. Sin embargo, lo que será realmente interesante para él es que ahora ve el mundo con una nueva mirada, y es un renacimiento, hasta cierto punto. Está pudiendo explorar y tomar decisiones acerca de su identidad, puede definir su identidad sin deshacerse de la identidad que le fue dada. Y estas son las preguntas que plantea esta serie: ¿quién eres?, ¿quién deseas ser cuando eres libre de elegir?, y ¿tomas la decisión correcta cuando nadie está mirando? ¿Con qué clase de persona quieres vivir? Todo eso se presenta contra un telón de fondo de caos, confusión y revolución, por lo que es como imaginar el nacimiento de un bebé en medio de la guerra.

Hay piezas y fragmentos de sus códigos que permanecen intactos, algunos de los cuales son su lealtad, fidelidad, amor y afecto para con Dolores, y siente la necesidad de protegerla, pero de repente pareciera como si ella ya no necesitara protección en absoluto. Si quieres pistas del rumbo en que avanza la historia, te sugeriría que vuelvas a observar la mirada de Ed Harris en los últimos 20 segundos del final de temporada, mi mirada, la mirada de Evan... todos estamos viendo cómo Dolores le pone una bala en la cabeza a ese hombre. Creo que, para esos personajes, esas son las flechas que marcan el rumbo; vas a ver que siguen esa trayectoria. Va a haber un cambio y un crecimiento, y aparecerá algo que romperá las leyes de causa y efecto, y pondrá todo patas para arriba para luego recrearse. ¿Quiénes serán ahora Dolores y Teddy? ¿Aún desearán simplemente tomarse de las manos y escapar para ir a vivir en un rancho? ¿O tendrán un objetivo diferente ahora?

P: En el panel de SXSW, Lisa mencionó que Teddy ya no será necesariamente arquetípico. ¿Puedes explicar eso un poco más?

JM: Teddy era el vaquero dulce y bueno arquetípico, que a veces no es tan sexy. Después de todo, Superman no era popular por no ser lo suficientemente oscuro, ¿verdad? No es por decir que no hay rincones oscuros en el fondo de nuestras mentes, o que no existe la fealdad en el mundo, pero yo sostengo -y aquí es donde me identifico con Teddy- que no siempre es difícil. Quiero decir, no siempre es fácil tomar las decisiones correctas, a veces puede ser difícil, pero si decides seguir el camino de la decencia y la bondad, de alguna manera eso siempre te pondrá en un lugar mejor. Esos fueron los códigos de Teddy, desde el principio.

A excepción de la masacre de Wyatt y su caza de recompensa, creo que su alma está en el lugar correcto y eso va a ser cuestionado esta temporada. Espero no sonar demasiado cursi, pero hay una parábola acerca de un abuelo que le habla a su nieto de la vida. Le dice que hay dos lobos que conviven dentro de ti, y siempre están en guerra entre sí. Uno representa el odio, la avaricia y el miedo, y el otro representa el amor, la amabilidad, la bondad y la decencia. El nieto le pregunta: “¿cuál gana?” Y el abuelo le dice: “el que alimentes”. Así es que esa es la pregunta: ¿a cuál vas a alimentar? Cada uno elige. Y estas personas o entidades, como quieras llamarlas, estos seres sintientes reciben el libre albedrío. ¿Qué van a hacer con eso? Sabes, los humanos no tendrán necesariamente las mismas ventajas que han tenido en la primera temporada, y la dinámica de poder ha cambiado, pero ¿qué se puede hacer con eso mientras se intenta sobrevivir?

P: Evan ha tenido algunas crisis existenciales bastante extremas al rodar la serie. ¿Cuál ha sido tu experiencia?

JM: Evan es la mayor fanática de Westworld que conozco. Ama a esta maldita serie; cada virtud emocional, cada cosa maravillosa y también los aspectos enfermos y perversos. Ella solo ama lo que dice, le encanta lo que nos invita a preguntarnos. Con los juegos de video, programas de televisión y películas no creamos un comportamiento, sino que lo reflejamos; y eso es lo que está haciendo la serie.

Pero no puedo ir allí, psicológicamente, porque me enloquece. No puedo preguntar: ¿qué hay más allá de esa estrella? Y entonces, ¿adónde lleva eso? Y cuando llegue al final, ¿qué hay más allá? Entonces podrías decir que soy un idiota, pues estoy hablando con un cerebro humano, que es minúsculo comparado con todo lo que existe alrededor. Pero siempre y cuando podamos comprender o estar abiertos a los misterios desde nuestra existencia, y siempre que aceptemos que hay cosas que nunca entenderemos, es un comienzo. Y luego ejercer moderación y disciplina cuando sea necesario. Hay gente mucho más inteligente que yo que sabe mucho más sobre la inteligencia artificial. No sé cuánto debería temer el futuro de la inteligencia artificial y de la raza humana, pero las personas inteligentes dicen que es algo que debemos solucionar.

No quiero ser uno de esos que se encierran en un bunker con 500 latas de frijoles y armas; esta es nuestra vida. Pero una de las ironías, y lo que creo que es realmente interesante acerca de esta serie, es que debería sembrar un poco de miedo respecto de la convergencia de la inteligencia artificial con la humanidad, y el temor a que se vuelvan indescifrables e indistinguibles. Debería hacerte temer toda la ética, y el potencial que tienen para crecer y continuar multiplicándose y aumentando su inteligencia. Debería hacernos sentir tontos, estúpidos, anticuados, que vamos a quedar obsoletos. Pero luego veo esta serie y veo la humanidad que Evan y Thandie les aportan a estas actuaciones, y la humanidad que le aportan a la serie los guionistas, que son increíbles. Y sé que suena mal, pero me da esperanza para la humanidad. La gente responde y tiene empatía por estos personajes porque están mostrando más humanidad que los seres humanos.

P: ¿Se siente escalofriantemente visionario que esta serie, que trata sobre robots con sentimientos, salga en el momento en que estamos, como sociedad, invocando la palabra "despertar"? ¿Jonah y Lisa pueden predecir el futuro?

JM: Un dato acerca de sus mentes es que nada parece un accidente. El hecho de que sea un programa tan difícil de producir y en el que trabajar, y no me quejo como actor, es genial. Pero, es una serie en la que es difícil trabajar. Y no es para los débiles. Hay una cierta cantidad de caos involucrado. Al iniciar esta temporada creíamos haber desenmarañado todos los nudos y creíamos tener el motor aceitado y en marcha. Pero no, nos dijeron: esto va a cambiar, esto va a cambiar, y puedes hacer esto con tal cosa. Eres como un médico de guardia –te llaman a la una de la tarde y te dicen: “¿puedes estar aquí en 30 minutos? Vamos a rodar una escena”–. Y siento que han construido este caos para despistar a todo el mundo.

Te la pasas cambiando todo y alejando a los mastines de la presa para que todo sea una sorpresa y un secreto. Siento que nos llevan mucha ventaja. Hay algunas series en las que primero se concentran en completar la primera temporada y luego dilucidan todo lo demás. Ellos lo tienen todo resuelto. Saben exactamente hacia dónde van. Apuesto lo que sea a que saben cuántos años va a estar en el aire y cómo va a terminar. Tienen resuelta la meta final, lo saben todo.

Y como actor, tienes la sensación de decir: “sí, claro, por qué no. Iré, me desnudaré por completo y me sentaré frente a Anthony Hopkins a leer el guión”. Normalmente, dirías: "bueno, a ver, espere. ¿Estoy protegido? ¿Estoy protegido? ¿Estoy protegido?” Realmente estamos en posiciones vulnerables, especialmente Thandie y Evan. Pero eso habla bien de los showrunners, porque nos han hecho sentir realmente seguros e importantes como apoyo para ayudar a facilitar esta visión. Es difícil meterte en algo decidiendo entregar tu control creativo y seguir el rumbo que marca otro.

P: Pero ¿no crees que es bueno para todos nosotros el hecho de ceder el control? Porque la idea de que tenemos el control es una ilusión de todos modos...

JM: Es cierto. Lo sé. Y te sientes pequeño frente a cosas que son... tanto más grandes que tú. Esas son las recompensas de trabajar en esta serie.