17 Ago 2016 05:42 PM

Llanto de un atleta abucheado desata malestar con el público de Río

El francés Renaud Lavillenie terminó llorando en la premiación al escuchar los silbidos. 
El Comité Organizador de Río ofreció disculpas de nuevo por la actitud de parte del público de Brasil, que dedica silbidos y abucheos a los rivales de los deportistas locales y ha trasladado a los aficionados que "abuchear no es la forma de apoyar a nadie".
 
"Abuchear no es la manera adecuada de apoyar a nadie. Seguimos trabajando en ello y tenemos que asegurar que podemos entablar un dialogo con los espectadores para que el tema se nos vaya de las manos y afecte a los atletas", señaló el portavoz de la organización, Mario Andrada.
 
Preguntado por lo ocurrido en la final de pértiga en el estadio olímpico, donde el brasileño Thiago Braz da Silva se proclamó campeón con un salto de 6,03 metros y derrotó al defensor del título, el francés Renaud Lavillenie (5,98), que compitió entre abucheos del público, incluso al subir al podio a por la plata.
 
"Anoche vendimos 53.828 entradas para el estadio olímpico. El medallista de oro fue una sorpresa en pértiga y el público perdió el control en los últimos saltos. Es muy delicado. Hemos iniciado un diálogo en las redes sociales y transmitimos los mensajes en portugués en nuestra sede, hablando de la forma adecuada de ovacionar y apoyar a los atletas", añadió.
 
La reacción de Renaud Lavillenie
 
 
"Obrigado Thiago" El francés Renaud Lavillenie, silbado por el público local, que le hizo llorar, el martes en la ceremonia de entrega de medallas del salto con garrocha de Rio-2016, en la que fue plata tras el brasileño Thiago Braz, oro, reaccionó dando las gracias al vencedor por haberlo consolado. "Obrigado Thiago. Merci Thiago. Thanks Thiago. Sentirme humillado en un podio olímpico, no pensaba vivir nunca eso", escribió el francés en su página de Facebook.
 
"En la pista, existe el respeto deportivo, se diga lo que se diga. Gracias Serguei (Bubka) y Thiago por haberme mostrado el lado bello y verdadero de nuestro fabuloso deporte", añade el plusmarquista mundial, que mostró las fotos del campeón olímpico brasileño y del exsaltador ucraniano consolándolo. "Gracias a todos los que me apoyaron", concluye.
 
El atleta añade al final del mensaje un hashtag especial: #booh. El martes, Lavillenie fue abucheado en el momento de recibir su medalla de plata en el estadio olímpico. El francés no pudo evitar unas lágrimas en el podio, con la plata al cuello. En espera de recibir su medalla de oro, Braz hizo señales al público para que aplaudiera al francés, mostrando su incomprensión. Pero los abucheos continuaron.
 
Una vez recibida su medalla, el plusmarquista mundial (6,16 metros) se refugió en una pequeña sala bajo la tribuna principal, llorando, consolado por Sebastian Coe, el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). Braz, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach y Bubka también vinieron a darle ánimos.
 
El francés fue blanco de la ira del público brasileño después de que criticara la actitud de los aficionados durante la competición. "Creo que la última vez que se vio esto fue cuando Jesse Owens corrió en 1936 (...). Joroba tener un público de mierda así en los Juegos Olímpicos", dijo el francés después de la final en los micrófonos de Canal Plus.
 
En la rueda de prensa posterior, se excusó sin embargo por estas palabras, que no volvió a pronunciar. "He cometido un gran error. Estaba sin duda demasiado enfadado. Seguro que no se pueden comparar ambos públicos", dijo, tratando de que las cosas se tranquilizaran.
 

Renaud Lavillenie abucheado en competencia

 

 

Renaud Lavillenie abucheado en la premiación

 

Fuente
Sistema Integrado Digital