Mansur Calar
Mansur Calar.
Imagen tomada del video difundido
7 Mar 2019 12:24 PM

Mansur Calar, suspendido de por vida por agredir con cuchilla a sus adversarios

El hecho salió a la luz cuando los medios turcos mostraron un video del jugador con un pequeño objeto en las manos.
Edwin Cómbita
Edwin
Cómbita
@edwincombita

La Federación Turca de Fútbol (TFF) anunció este jueves la suspensión de por vida al jugador de un club de tercera división acusado de agredir a cuatro adversarios con una hojilla de afeitar durante un partido.

La comisión de disciplina de la TFF publicó en un comunicado la sanción a Mansur Calar, de 33 años, con una prohibición de jugar durante cuatro años. Según el reglamento de la federación, toda suspensión superior a tres años se traduce por una prohibición de por vida, recordó la TFF en el mismo texto.

Calar, centrocampista del Amed Sportif Faaliyetler, es acusado de haber cometido estos ataques durante un partido del campeonato el sábado ante el Sakaryaspor que finalizó 1-1.

En contexto: VIDEO - Acusan a futbolista turco de jugar con una cuchilla para agredir a su rivales

Los medios turcos mostraron un vídeo del jugador con un pequeño objeto en las manos. Denunciando "un clima de guerra", el Sakaryaspor señaló el lunes en un comunicado que cuatro de sus jugadores habían sido agredidos por Calar.

El Amed niega toda agresión. "Si fueron agredidos con una cuchilla, ¿por qué no dijeron nada durante el partido?, ¿por qué esperaron al final de los 90 minutos?", señaló el presidente del club, Ali Karakas.

Además de su suspensión, Calar fue multado con 25.000 libras turcas (unos 4.000 euros) y su equipo fue condenado a jugar un partido a puerta cerrada, detalló la comisión de disciplina.

Vea también Jesurún sobre la liga femenina: "los dirigentes están un poco reacios"

El fiscal de Diyarbakir (sudeste), ciudad donde se disputó el partido, abrió una investigación y un juez decidió el lunes que Calar quede bajo control judicial, señaló la agencia de prensa Anadolu.

Con sede en Diyarbakir, gran ciudad del sudeste de mayoría kurda, el Amed se considera víctima a menudo de una campaña de intimidación por parte de las autoridades.

Fuente
AFP