Maduro se roba la democracia y Estados Unidos no se quedará sin hacer nada: Nikki Haley

Foto: Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, en Nueva York / AFP

La embajadora de EE.UU. ante la ONU cargó fuerte contra las elecciones anunciadas por el régimen venezolano.

El Gobierno de Donald Trump no reconocerá al presidente que sea elegido en las próximas elecciones de Venezuela al considerar que son unos comicios “ilegítimos” y no cumplen los requisitos de ser “libres, justos, creíbles y transparentes”.

“Nuestra posición y la posición de la comunidad internacional es muy clara. Estas elecciones serán ilegítimas, los resultados no serán reconocidos”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado a los periodistas en Washington. “Y el Gobierno (venezolano) -añadió- necesita hacer reformas electorales significativas que permitan unos comicios verdaderamente libres, justos, transparentes y creíbles bajo la observación internacional”.

Este es el tercer pronunciamiento del Departamento de Estado en tres días contra la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, integrada solo por oficialistas, de adelantar los comicios a una fecha por determinar antes del 30 de abril, cuando generalmente se efectúan a finales de año.

“La decisión de la ilegítima Asamblea Constituyente de convocar elecciones anticipadas, incluso con las negociaciones en marcha entre la oposición y el régimen de Maduro, mina esas conversaciones y mina la capacidad del pueblo venezolano de participar significativamente en abordar las múltiples crisis que ha causado el régimen de Maduro”, indicó el alto funcionario.

En este contexto, Estados Unidos promete usar todas sus herramientas “diplomáticas, políticas y económicas”, incluidas nuevas sanciones, para “que el régimen de Maduro rinda cuentas por sus prácticas corruptas, represivas y antidemocráticas”. Además, el Departamento de Estado defiende los “pasos significativos” contra el chavismo que ha tomado el Gobierno Trump en su primer año, con sanciones “a más de 40 individuos” y al sistema financiero del país.

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, también emitió un comunicado sobre la convocatoria electoral en Venezuela asegurando que Estados Unidos “no se quedará de brazos cruzados mientras el pueblo venezolano continúa siendo victimizado por el régimen de Maduro”.

“Maduro continúa ignorando el bienestar del pueblo venezolano y les roba la democracia … Estados Unidos no se quedará sin hacer nada mientras el pueblo de Venezuela sigue siendo víctima del régimen de Maduro”, señala.

Los senadores Marco Rubio (republicano) y Bob Menéndez (demócrata) pidieron hoy al presidente de EE.UU., Donald Trump, que ordene a Haley pedir una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la situación de Venezuela y que el organismo designe a un enviado especial para las cuestiones venezolanas.

La ANC es un órgano plenipotenciario no reconocido por la oposición y numerosos Gobiernos, entre ellos Estados Unidos, por haber sido conformado sin un referendo previo de aprobación, como indica la Constitución del país caribeño.