mauricio-cardenas-afp.jpg
AFP.
16 Mar 2017 07:54 AM

MinHacienda al ELN: es un contrasentido hablar de paz mientras se atenta contra infraestructura petrolera

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, le hizo un llamado al Ejército de Liberación Nacional (ELN), para que cesen los ataques terroristas a la infraestructura petrolera del país.
La
Fm

Cárdenas Santamaría, calificó como un contrasentido que mientras el grupo armado ilegal habla de paz en una mesa de negociación, por el otro lado comete ataques que lesionan el desarrollo del país.

"El llamado al ELN es para que cese esos ataques terroristas que lo único que afecta es la fuente de ingresos que requiere Colombia para avanzar en la política social, para generar empleo", manifestó.

"Es que si estamos en negociaciones de paz, lo que debe hacerse es suspender esos atentados terroristas contra la infraestructura colombiana", afirmó.

Dijo que es absurdo que entre colombianos "nos estemos autoinflingiendo este daño; por qué utilizar esa estrategia cuando se está ya en una mesa de negociación".

Afectación

Y es que los ataques contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, que desde hace cerca de un mes mantiene paralizada la producción de crudo en departamentos como Arauca, podría llevar a que la petrolera decida suspender los trabajos en la planta de gas Gibraltar, que abastece al nororiente colombiano.

Fuentes de la compañía señalaron a LA FM que estos daños al oleoducto han hecho que sea difícil evacuar los líquidos condensados que se extraen con el gas.

Este proceso de almacenamiento del insumo se está copando y podría colapsar.

Ante este panorama, la consecuencia inmediata sería la imposibilidad de llevar el gas a ciudades como Bucaramanga y otras poblaciones como Barrancabermeja, hecho que podría suceder en próximos días.

Pero también, señalaron las fuentes, municipios como Labeta, Pamplona, Chitaga y Toledo, en Norte de Santander, podrían verse afectados por el coletazo de los ataques a la infraestructura de la empresa.

Y es que, en lo corrido del año, se han registrado cerca de una veintena de ataques contra el oleoducto, lo que ha provocado que se dejen de producir más de 560 mil barriles, con una pérdida de más de $80 mil millones.