selfie1.jpg
AFP/Ingimage
8 Nov 2017 03:43 AM

Facebook y su pelea contra el porno de venganza en Messenger o Instagram

Actualmente no hay garantía alguna de que una expareja no tome el contenido íntimo y lo haga público en una red social.
La
Fm

Hoy en día es un hecho común que las parejas realicen videos íntimos o que guarden en sus teléfonos material erótico de su novio o novia. Pero esta práctica, que en un principio puede ser divertida, le abre la puerta a una sería problemática que se manifiesta en las redes sociales con el rótulo de 'porno de venganza'.

Actualmente no hay garantía alguna de que una expareja no tome el contenido íntimo (fotos o videos), que se compartió durante la relación, y lo haga público sin permiso en una red social.

Ante esta situación, Facebook ya está adelantando acciones en contra de 'porno de venganza', mediante un programa piloto que se ha implementado con el apoyo del gobierno australiano. De hecho en Australia, una de cada cinco mujeres han sido víctimas de este tipo de prácticas.

La iniciativa adelantada por Facebook, pensada principalmente para las mujeres víctimas de la filtración de material intimo, le permite que los usuarios denuncien ante la red social el contenido íntimo el cual consideren que puede ser divulgado en la plataforma.

Por lo tanto el usuario debe enviarse a sí mismo las imágenes a través de Facebook Messenger y posteriormente deberá reportar que este material fue publicado “sin consentimiento o de forma maliciosa”.

Al cumplir este paso, Facebook ejecuta un algoritmo que crea una firma digital de la foto o el vídeo, para así reconocer el contenido rápidamente e impedir que otro usuario intente cargar el mismo material a Facebook, Messenger o Instagram, tanto en público como en privado.

Para tranquilidad de los usuarios que usen este recurso, Facebook ha aclarado que este es un proceso que se ejecuta de manera automática, de modo que dicho contenido no será guardado en la plataforma.

Aunque este programa piloto ante 'porno de venganza' se está ejecutando en Australia, también se implementará en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.