15 Mayo 2016 03:04 PM

Mujer denuncia que fue robada y golpeada en TransMilenio

Los hechos ocurrieron en la estación de la calle 106. Varios hombres le quitaron sus pertenencias, pero además la golpearon en repetidas ocasiones.
La joven asegura que la Policía no le recibió la denuncia por el hurto y las lesiones personales. La inseguridad en TransMilenio cada día aumenta y las denuncias por robos y ataques continúan siendo el pan de cada día.
 
Andrea Fernanda Gómez, una sicóloga de 29 años, relató a La F.m. los detalles de un robo del que fue víctima, pero en el que además fue golpeada por parte de los hombres que se llevaron sus pertenencias.
 
La joven contó que tomó el pasado sábado, al caer la tarde, un TransMilenio en la Estación de El Campin para ir rumbo a su casa, en el norte de Bogotá, y que en la zona del Virrey un grupo de hombres, en el que al parecer había un menor de edad, se subió al articulado distribuyéndose en todas las salidas del bus.
 
“Dentro de estas personas había un niño, todos estaban bien vestidos y al llegar a la estación de la 106 ellos se pararon en las puertas, en ese momento un hombre se me lanzó y me pegó un puño en la cara sin decirme nada. Ya después me metió la mano en el bolsillo para llevarse el celular”.
 
Y es que aunque parezca increíble, el robo y los golpes se produjeron dentro del articulado, pero nadie ayudó a la mujer.
 
“Mi reacción fue la de no dejármelo quitar, me gritaban de todo: me decían perra suelte el celular si no se quiere ganar un tiro y en ese momento me volvieron a golpear en la nariz. Como no soltaba el celular siguieron golpeándome y con una pistola me pegaron en el pecho, ahí solté el celular y se fueron corriendo hacia la autopista”.
 
Los ladrones tuvieron el tiempo suficiente para cumplir con su objetivo porque el bus estuvo detenido y con las puertas abiertas. El conductor las cerró cuando los ladrones se bajaron y sin importarle el estado de salud de la joven continúo con su recorrido.
 
“El conductor del TransMilenio cerró las puertas y siguió su camino. Solo paró en la estación de Alcalá y ahí llegó la policía, pero no me recibieron el denuncio”.
 
Precisamente en esa estación de Alcalá, Andrea Fernanda Gómez, recibió la ayuda médica por parte de unos paramédicos que llegaron al lugar. Considera injustos que las autoridades no le hayan ayudado, si quiera a recibir la denuncia.
 
Andrea, se está recuperando de las heridas en la Clínica de la Colina en el norte de la ciudad a la espera del dictamen médico que determinará la incapacidad por las lesiones.
 
Ni las directivas del TransMilenio ni la Policía se han pronunciado frente a esta denuncia, casos que cada vez son más recurrentes en Bogotá.
Fuente
Sistema Integrado Digital