A-Way-Out-Facebook-EA-Games.jpg
4 Abr 2018 06:55 AM

A Way Out: cooperar es la única salida hacia la libertad

A Way Out es una gran oportunidad para quienes buscan ser cautivados por una aventura diferente.

Cuando EA anunció durante en conferencia del E3 2017 el desarrollo de A Way Out, un nuevo título desarrollado por Hazelight, creció la expectativa entre miles de personas de todo el mundo, pues querían conocer la nueva propuesta que ofrecería el estudio responsable del aclamado Brothers: A tale of two sons.

 

Ahora que A Way Out está disponible, podemos conocer de primera mano qué tipo de aventura nos ofrece la nueva apuesta de Hazelight y por qué el componente de la cooperación está tan marcado en el título.

La historia de A Way Out inicia con Leo y Vincent, los protagonistas del juego, en el interior de un avión, donde a través de bromas e insultos, recuerdan cómo se produjo su alianza. Una vez pasan unos diálogos la historia inicia con un flashback que ubica a los personajes en una prisión, como dos reclusos separados que no se conocen.

En ese primer instante el juego toma un aire similar a ‘Prision Break’, en donde se muestra cómo es el ambiente en la cárcel y cual es lugar posición de Leo y Vincent en ese sitio. Durante esos primeros minutos el jugador experimenta de inmediato cómo será la mecánica del título, pues a pesar de que la historia de los personajes se va desarrollando de manera individual, los jugadores deben construir una relación basada en la confianza para así poder escapar de prisión y cumplir el propósito que los mantiene unidos, la venganza.

De hecho, esta mecánica cooperativa está pensada para que se pueda disfrutar de manera presencial con otro jugador o en red, de modo que es imposible avanzar en a la historia si no hay otra persona con quién jugar.

Bajo estas reglas de juego Hazelight fue muy acertado en crear personajes carismáticos como Vincent y Leo que logran cautivar rápidamente a los jugadores y así se conectan de manera rápida con los eventos de la historia. Gracias a que la trama está ambientada en los 70, la narrativa explota más los elementos de esa época y los usa para sumergir al jugador en la odisea de dos hombres que constantemente deben elegir entre hacer las cosas bien o resolver los problemas como un criminal.

A medida que avanza la historia de A Way Out el jugador se enfrentará a algunos acertijos que suelen evolucionar al punto de transformase en secuencias jugables de acción intensa y cada una de ellas se podrá superar según la personalidad Leo y Vincent. De modo que el jugador siempre contará con dos alternativas para superar cada etapa.

A Way Out ofrece un sistema de controles sumamente básicos, los cuales se limitan a mover al personaje y la interacción con ciertos objetos o disparar un arma en ciertas situaciones. Por este motivo el apartado visual juega un papel tan importante en la jugabilidad, pues le aporta una carga dramática a la historia y los juegos de cámara resaltan las acciones que toman los jugadores mientras intentan superar un acertijo o resolver una situación.

Sin duda alguna A Way Out sabe cómo estimular el trabajo en equipo, realmente siempre hay un alto grado de satisfacción cuando se logra superar un acertijo o desafío, pues siempre es necesario establecer un plan de acción y ejecutarlo de manera conjunta, por lo que se siente bien cuando las cosas salen como fueron planeadas.

Aunque los primeros minutos del juego pueden llegar a ser poco sorprendentes, con forme se avanza en la historia el jugador encontrará una trama bien elaborada, a nivel narrativo y visual, que se irá desarrollando de una manera muy entretenida en sus seis horas de duración.

A Way Out no es un título para todos los jugadores, sobre todo para los que solo hacen las cosas a su modo. Pero si es una gran oportunidad para quienes buscan ser cautivados por una aventura diferente.