Si padece cáncer o quiere prevenir esta enfermedad, el ejercicio es indispensable

Foto: Suministrada a LA FM.

Consulte la lista detallada de recomendaciones.

El pasado 4 de febrero se conmemoró el Día Mundial contra el Cáncer, fecha en la que la OMS promueve reducir la incidencia de esta enfermedad por medio de hábitos saludables, la detección temprana y la actividad física.

De acuerdo con Alejandro Sarmiento, médico deportólogo y líder científico de Bodytech, cada condición de salud, enfermedad o patología maneja ciertas recomendaciones y restricciones cuando se refiere a la prescripción del ejercicio, por lo cual todas las personas que presentan una enfermedad crónica deben tener el concepto, apoyo y seguimiento de un profesional de la salud.

Al empezar con una rutina de ejercicios siempre obtendrá un beneficio para la salud, inclusive una persona con cáncer en etapa avanzada mejorará la funcionalidad y su estado de ánimo. Recuerde mantener una intensidad moderada en los ejercicios cardiovasculares y de fuerza, mientras que el trabajo de flexibilidad es según su tolerancia.

Aunque no existen recomendaciones específicas para el ejercicio, si se encuentra en un tratamiento de quimioterapia es fundamental suspender la actividad física en el momento que presente efectos secundarios como nauseas, mareo o fatiga.

Además, complemente el ejercicio con hábitos alimenticios más saludables como:

1. Consumir 5 porciones entre frutas y verduras al día.
2. Disminuir el consumo de carbohidratos simples como dulces, gaseosas, tortas, postres, etc.
3. Evitar los fritos y las preparaciones que contengan altos niveles de grasa.
4. Ingerir entre 1,2 a 1,5 gramos de proteína al día por cada Kg de peso. Por ejemplo, si pesa 50 kg debe consumir 75 gramos de proteína de carne, pollo, pescado, huevo, etc.
5. Comer carbohidratos saludables (fruta, jugo o harina) antes y después del entrenamiento.
6. Fraccionar la porción de proteína diaria entre el día y la noche.
7. Hidratarse con un promedio de ocho vasos de agua al día.

Otras recomendaciones del especialista

1. Inicie con ejercicio cardiovascular entre 10 y 15 minutos diarios, 3 a 5 veces por semana y progresivamente aumente los días hasta completar 30 minutos diarios continuos o fraccionados.
2. Realice trabajo de fuerza que involucre grupos musculares grandes y las zonas del cuerpo que son su objetivo, mínimo 2 veces por semana.
3. Inicialmente solicite la asesoría de un entrenador o fisioterapeuta para la supervisión del ejercicio. Después de un proceso de acondicionamiento y superar los efectos secundarios del tratamiento, el ejercicio podrá desarrollarlo sin acompañamiento bajo las directrices de su médico tratante.
4. Si se presentan síntomas como nauseas, mareo o vómito debe suspender el ejercicio en máquinas cardiovasculares por el riesgo de caída.
5. Evite los ejercicios en los que el cuerpo se encuentre completamente acostado, cuando implique movimientos bruscos o cambios de dirección.
6. Algunos días no se podrá realizar actividad física por los síntomas relacionados con los efectos secundarios del tratamiento de quimioterapia.