carcel_ingimage1.jpg
20 Nov 2017 07:01 AM

¿Y si por ley se acaba la casa por cárcel para los corruptos?

Un proyecto bajo el lema “ser pillo no paga” fue radicado en el Congreso con el propósito de eliminar las rebajas de penas para quienes sean responsables de estos delitos.
La
Fm

Mientras avanzan las investigaciones por los grandes casos de corrupción en los que están comprometidos funcionarios públicos, congresistas, contratistas del Estado y particulares, desde varios sectores se hacen propuestas encaminadas a establecer medidas serias y contundentes contra los responsables de estos delitos.

Al respecto, uno de los grandes cuestionamientos que de manera permanente se hace contra el sistema judicial es la serie de beneficios penales contra quienes son conocidos como ‘ladrones de cuello blanco’.

De tiempo atrás se ha venido hablando de la posibilidad de acabar definitivamente la rebaja de penas y la casa por cárcel para los corruptos, uno de los temas más coyunturales cada vez que salta un escándalo de corrupción.

A propósito del tema, en la Cámara de Representantes fue radicado un proyecto de ley para acabar con esos subrogados penales para los responsables de actos de corrupción. Dentro de los argumentos está que la casa por cárcel o las rebajas pasan a ser casi un “incentivo” para los corruptos.

De hecho, la iniciativa incluye que quienes sean condenados por corrupción tengan sanciones comerciales, financieras y bancarias. La intención es que los corruptos igual sean incluidos en una lista que los inhabilita para desarrollar transacciones comerciales, financieras y bancarias durante el tiempo que se extienda su condena. Es prácticamente la muerte financiera, comercial y bancaria.

El promotor de la iniciativa, el representante Heriberto Sarabia, argumentó que no puede ser que en Colombia se mantenga la idea de que “ser pillo no paga” y por eso debe darse una persecución efectiva por parte del Estado.

Los escándalos de corrupción en los últimos días rondaron a todas las ramas del poder. Han pasado por el Congreso (los ‘Ñoños’), la justicia (exmagistrado Francisco Ricuarte y exfiscal Gustavo Moreno) y el mismo poder Ejecutivo (expresidente de la ANI, Luis Fernando Andrade).