26 Dic 2017 06:25 AM

Uribe insiste en decir no a la dosis personal

El senador desde 2002 se ha manifestado en contra del fallo de la Corte Constitucional que permitió el porte y consumo de la dosis mínima.

Casi desde que inicio su primer mandato en 2002, el entonces presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, ha insistido en la necesidad de adelantar una profunda reforma para penalizar el porte y consumo de la dosis mínima en Colombia.

De hecho, en 2009, casi en el último año de su reelección, Uribe logró que las mayorías en el Congreso aprobaran un proyecto que solo habilitaba el porte y consumo de la dosis personal para el consumo por prescripción médica.

Sin embargo, a través de no menos de cinco decisiones la Corte Suprema de Justicia ha advertido que la dosis personal sigue en firme en Colombia. Al respecto, abrió una nueva arista al señalar que los consumidores de drogas pueden cargan más de lo permitido por la ley pues deben ser tratados como enfermos y no como delincuentes.

En medio de la actual campaña política, el senador ha insistido en la necesidad de volver a abrir el debate sobre la dosis personal en Colombia, como parte de su propósito de proteger a la niñez y juventud frente al consumo de drogas.

La tesis del Centro Democrático es que el tráfico de drogas ha venido en aumento en las grandes ciudades del país disfrazado con un porte y consumo de la dosis personal. Consideran que los traficantes ahora buscan hacerse pasar por consumidores.

En 2003, la intención uribista de acabar con la dosis personal fue incluida en el referendo que no pasó por no haber logrado los votos suficientes de acuerdo al umbral.

El artífice del fallo de la dosis personal en Colombia fue el fallecido magistrado Carlos Gaviria Díaz, quien defendió que era necesario cambiar el panorama represivo del Estado frente a los consumidores de droga. De ahí partió el derecho a asumir un comportamiento autodestructivo.