Así se manejarán los recursos para los proyectos de paz

Foto: Presidencia

Dicho proceso ha sido objeto de denuncias por posibles irregularidades.

El presidente Juan Manuel Santos se reunió este viernes con embajadores de países donantes y representantes de organismos multilaterales para explicarles el manejo que su Gobierno le está dando a los recursos para el posconflicto. 

Al término de la reunión, el vicepresidente Óscar Naranjo hizo una declaración en la que explicó que el Gobierno actuará “sin contemplaciones” para que “se depuren responsabilidades individuales” en caso de que se descubran casos de corrupción en el manejo de los recursos para la paz.

Naranjo, general retirado de la Policía, aseveró que el Gobierno protegerá los recursos destinados al posconflicto, tanto los que proceden del presupuesto colombiano, como los recibidos “de una comunidad internacional que ha apoyado sin vacilaciones el proceso de paz”.

En ese sentido, el vicepresidente dijo que el Gobierno ha actuado “con toda responsabilidad” y ha construido “una institucionalidad” para que la paz en Colombia se construya de forma sólida y duradera.

Hace unas semanas los embajadores de Noruega, Suecia y Suiza le pidieron al Ministerio de Hacienda convocar una reunión para hablar del manejo que el país ha dado a los fondos que esas naciones donaron para el posconflicto y que son gestionados a través del Fondo Colombia Sostenible (FCS).

Dicho fondo está bajo el paraguas del Fondo Colombia en Paz, que incluye además los fondos Multidonantes de Naciones Unidas, de la Unión Europea, del Banco Mundial y el Presupuesto General de la Nación.

En una carta enviada al viceministro técnico de Hacienda, Andrés Velasco, quien preside el Consejo Directivo del FCS, los diplomáticos también pidieron explicación por la no renovación del contrato a Marcela Huertas, cabeza de la Unidad Técnica Consultiva (UTC) del FCS.

Sobre la salida de Huertas, el Gobierno colombiano dijo que tomó la decisión de no renovar este contrato, que tenía vigencia hasta el pasado 20 de marzo.

Naranjo afirmó que algunos embajadores han expresado al Gobierno la necesidad de mejorar la comunicación acerca del gasto de los fondos para el posconflicto, lo que van a solventar poniendo “en marcha un sistema de verificación pública”.

Para ello se pondrá en marcha un proceso de auditoría y se servirán de algunas páginas institucionales “donde los colombianos podrán ver uno a uno los contratos” que se firman “para que no haya dudas”, así como por el “principio de buen gobierno” que significa actuar con transparencia en rendición de cuentas.

A la reunión con Santos y varios de sus ministros acudieron los embajadores de Estados Unidos, Kevin Whitaker; Suiza, Kurt Kunz; Alemania, Michale Erhard Bock; Noruega, Johan Christopher Vibe; Canadá, Marcel Lebleu; Japón, Keichiro Morishita, y la Unión Europea (UE), Patricia Llombart.

También asistieron los vice embajadores de Australia, Paul Harrington y Dinamarca, Kamil Kuninski, el consejero político de España, Álvaro Borrega de Sande; la jefa adjunta de Misión de Suecia, Frida Zaric; el ministro consejero de Holanda, Joris Jurriens, así como el encargado de negocios de Italia, Cesáre Belliere.

También estuvieron el jefe de la Oficina de Coordinación Residente de la ONU, Pontus Ohrstead; la directora de programas del Banco Mundial, Jasmin Chakeri; el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Colombia, Rafael de la Cruz, y la de la Cooperación Andina de Fomento (CAF), Carolina España.

Advertencias sobre posibles malos manejos del dinero destinado al posconflicto también hizo el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez.

En una carta enviada ayer al presidente Santos, el fiscal asegura que desde el año pasado lleva a cabo “una investigación sobre el proceso de contratación de los proyectos productivos en el posconflicto” que revelan “la existencia de una red de intermediarios que estaría interesada en la adjudicación de proyectos a determinados empresarios o contratistas”.

Con información de EFE