El buen docente, un maestro comunicador y formador

La labor del docente es una de las más determinantes en la formación académica y personal de las nuevas generaciones que liderarán el mercado laboral colombiano. Sin duda, uno de los que más marca a los estudiantes es el llamado buen docente, aquel que no solo imparte conocimiento y transmite lo mejor de su experiencia, […]

La labor del docente es una de las más determinantes en la formación académica y personal de las nuevas generaciones que liderarán el mercado laboral colombiano.

Sin duda, uno de los que más marca a los estudiantes es el llamado buen docente, aquel que no solo imparte conocimiento y transmite lo mejor de su experiencia, sino que logra una conexión y excelente comunicación con sus estudiantes.

Los buenos profesores se convierten en modelos a seguir y en una guía para desarrollar las habilidades necesarias para la vida profesional. Sus características los hacen inigualables y admirables a la misma vez.

Por eso, presentamos un recuento de las características que diferencian a un buen docente y que seguro verá en muchos de los que se encuentre en su vida universitaria.

Según Manuel González, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, el buen docente es integral y destaca estos aspectos de su quehacer:

  1. Tiene conocimiento profundo sobre un tema. Algunos, además del conocimiento, comparten sus experiencias profesionales y de investigación con sus estudiantes.
  2. Es un maestro formador. Ejerce su actividad con verdadera vocación y ayuda a construir nuevos profesionales.
  3. Entiende que el estudiante es el protagonista del proceso de formación. Tiene las herramientas y métodos para hacer que el estudiante sea el que ponga toda su disposición para trabajar.
  4. Es un gran comunicador. Escucha muy bien y tiene la actitud para transmitir y formar. “Puede que tenga todo el conocimiento, pero si no sabe comunicarlo y transmitirlo, no se destacará”, asegura Manuel González.
  5. Tiene un uso adecuado de la tecnología. Un buen docente hace uso de las herramientas tecnológicas en su proceso formativo y entiende que hacen parte de los nuevos recursos que puede usar para complementar su proceso de enseñanza.

Por su parte, Alejandra Quintero Nonsoque, quien se desempeña como Directora Nacional del Programa de Comunicación Social de la Corporación Unificada Nacional de Educación Superior (CUN) y docente de la Universidad Sergio Arboleda, destaca el poder social que tiene el buen docente.

“Él está educando y con esto transformando la vida de sus estudiantes y su entorno. Para hacerlo de buena manera es necesario ser una buena persona, pues solo un buen ser humano puede educar de forma correcta”, indica.

Según ella, estas son otras cualidades que diferencian al buen docente.

  1. Está dispuesto a aprender y desaprender constantemente. Un docente debe actualizarse permanentemente, leer, investigar, buscar en diferentes fuentes y saber lo que está sucediendo en el mundo.
  2. Es perceptivo ante las actitudes, intereses y formas de aprendizaje de sus estudiantes. El docente debe buscar la forma de llegarle a sus estudiantes. No a todos los alumnos se les llega de la misma forma, no todos aprenden igual y es importante que el docente lo entienda.
  3. Utiliza múltiples herramientas en clase para transmitir su mensaje. Presentaciones, ayudas audiovisuales, redes sociales, tecnología en general.
  4. Tiene la capacidad de darle utilidad real a todo lo que se aprende en el aula de clase. El buen docente conecta la realidad con la academia, busca metodologías en donde el aprendizaje se construya en conjunto y el estudiante vea la utilidad y pueda aplicar en el mercado laboral los conocimientos adquiridos.
  5. Cumple un rol social. El docente está educando y con esto transformando la vida de sus estudiantes y su entorno. Para hacerlo de buena manera es necesario ser una buena persona, pues solo un buen ser humano puede educar de forma correcta.